A medida que más estados aprueban restricciones al aborto, distintas compañías están saliendo de la nada para oponerse a ellas.

Recientemente cerca de 180 compañías que “cuentan con más de 108.000 trabajadores” compraron una página entera en el New York Times impulsando un anuncio con el lema “No prohibir la igualdad: es tiempo de que las compañías se levanten en favor de la salud reproductiva”.

Traducción: es hora de que las empresas defiendan el aborto.

Muchas de estas compañías no suelen ser consideradas como organizaciones de extrema izquierda.

¿Exactamente qué clase de mensaje están enviando a las mujeres al gastar dólares en publicidad que promueve el aborto?, ¿acaso están diciendo que los bebés representan un mal para los negocios?

La izquierda progresista continúa sosteniendo su agenda en contra de los valores estadounidenses. La buena noticia es que para ello hay una solución.

Una mirada más profunda hacia estas compañías puede ayudar a desenmascarar qué es lo que está impulsando este tipo de campañas publicitarias.

Resulta que sólo dos de ellas figuran en el top de las 180 empresas más importantes que ofrecen licencias de maternidad bien remuneradas a mujeres, según Fairygodboss, una red avanzada que se encargada de promocionar carreras de mujeres. Y esas dos compañías no están en lo más alto de la lista.

En otras palabras, estas compañías son mezquinas. Ellas no están apoyando a las mujeres; están protegiendo sus resultados financieros.

El hecho es que la licencia de maternidad representa un costo adicional para estas empresas. Las interrupciones por el tiempo de descanso (incluso si es ganado) para las citas con el médico, el manejo de las náuseas matutinas y el mantenimiento de la salud durante el embarazo representan un obstáculo para los ingresos de la compañía. Muchos de estos empleadores ofrecen un pago mínimo por licencia de maternidad. Otros no ofrecen nada en absoluto.

Las matemáticas son simples para estas compañías: la maternidad significa altos costos y pocas ganancias y el aborto es una manera conveniente de minimizar esos costos. Los bebés son malos para los negocios, y el aborto beneficia los negocios. Una mujer empleada puede terminar su embarazo el sábado y regresar a la otra semana.

Subirse al vagón de la justicia social por los “derechos reproductivos” no es un acto de altruismo. No se puede negar que detrás de esto está el incentivo monetario.

Los CEOs que designan estas publicidades están mandando un claro mensaje a las mujeres trabajadoras americanas: El aborto es bueno para los negocios y necesario para la “salud, independencia y la habilidad de ser exitosa en el lugar de trabajo”.

Piense acerca de esto. Compañías como H&M, &pizza y The Body Shop, quienes emplean a muchas mujeres jóvenes, están afirmando que para “tener un éxito total en el lugar de trabajo”, las mujeres deberían poner sus trabajos por encima de sus propias vidas familiares y la vida de un niño que está por nacer. “¿Puedes pagar realmente la maternidad? ¿Quieres tener éxito en el trabajo?, bueno entonces será mejor que abortes a tu bebé”.

No se trata de especulación. The Atlantic informó que Michael Bloomberg, cofundador de Bloomberg L.P (quien firmó el anuncio publicitario) tiene una “larga historia de desprestigio hacia las mujeres”. Se han presentado denuncias contra Bloomberg por acoso sexual y discriminación contra las empleadas embarazadas, las cuales The Atlantic describe como “manifestaciones insidiosas de misoginia”.

Los juicios incluyen cargos graves que exponen el fanatismo de Bloomberg hacia las mujeres que tienen bebés. Por ejemplo, cuando una vez un representante de ventas le dijo a Bloomberg que estaba embarazada, él respondió: “¡Mátalo!”, y luego murmuró “Genial,no.16” (se refería a las 16 trabajadoras que estaban embarazadas en ese momento).

La compañía Seventh Generation, también firmante del anuncio, se cuida de mencionar el cuidado del bebé en sus líneas de productos. Uno pensaría que la promoción de la maternidad beneficiaría a una compañía de este tipo, pero aparentemente no.

Para los defensores del aborto, los bebés son tan desechables como los pañales de todos modos.

Pero puede resultar que estas compañías sean miopes, incluso para sus propios intereses. En 2018 el número de nacimientos en Estados Unidos descendió a su nivel más bajo en 32 años. Eso es alarmante, y no es bueno a largo plazo para el sector laboral.

¿No deberíamos esperar que las compañías apoyen a sus empleadas y a los padres que deberían estar educando a la próxima generación de trabajadores estadounidenses?

Desafortunadamente a los ojos de Bloomberg, Yelp, Tinder, Atlantic Records, Square, Inc, Amalgamated Bank, MAC Cosmetics y muchas más, abogar por el aborto es mejor para su línea financiera. Escondiéndose detrás de las etiquetas de “igualdad” y “atención en salud reproductiva” puede ser un buen truco de relaciones públicas, pero los trabajadores estadounidenses se darán cuenta de ello.

Es triste que 180 empresas se enorgullezcan de matar bebés. El aborto es una forma a corto plazo de reducir costos, pero los trabajadores y sus hijos merecen algo mejor. Las compañías deben preocuparse por su resultado final a largo plazo: cuidar bien a las mamás y a los papás que criarán a los trabajadores del mañana.

A través de The Daily Signal.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Temas: Categorías: Opinión