El papel no respaldado y sus consecuencias inflacionarias son casi tan antiguos como el país donde se originó el papel moneda: China.

No hace mucho tiempo, cuando el dólar era “tan bueno como el oro” y también lo eran muchas otras monedas, los economistas hablaban del papel moneda que no estaba vinculado a un metal precioso como “irredimible”, “inconvertible”, “sin respaldo” o “fiat”.

Ninguno de esos adjetivos era halagos.

El mundo está ahora acostumbrado al papel moneda que responde a esos peyorativos. La mayoría de la gente de hoy no imagina una alternativa sólida en la que el papel esté ligado a un metal, incluso cuando se quejan de la subida de precios que provoca el papel fiduciario. Es como si nos sorprendiéramos al ver que las calles están mojadas y exigiéramos saber de dónde viene el agua.

Como si por instinto, el mercado proporciona vías de escape para que la gente no se ahogue en el papel del gobierno. Incluso en la Venezuela socialista e hiperinflacionaria de los últimos años, el Bitcoin está demostrando ser una de esas vías de escape.

El primer experimento de Estados Unidos con el dinero fiduciario (Massachusetts, 1690) no salió bien. Un siglo después, el Segundo Congreso Continental imprimió hasta que su papel moneda “no valía un continental“. Para los lectores interesados en esas y otras historias de la inflación, compilé dos libros electrónicos gratuitos, uno titulado When Money Goes Bad (Cuando el dinero se echa a perder) y el otro titulado America’s Money: A History.

Mi propuesta principal en este breve ensayo es esta: El papel no respaldado y sus consecuencias inflacionarias son casi tan antiguos como el país donde se originó el papel moneda: China. Las lecciones que se desprenden de él son esencialmente las mismas que las que se desprenden de las otras y numerosas experiencias con el papel fiduciario en el mundo.

El papel moneda apareció por primera vez durante la dinastía Song de China, en el siglo XI a.C. Fabricado con corteza de morera, servía como recibo o sustituto de lo real (oro y plata), y por tanto estaba “respaldado” y era “canjeable”. Pero los gobiernos posteriores abusaron de él emitiendo en exceso el papel y cortando su conexión con los metales preciosos.

Por ejemplo, el famoso explorador Marco Polo contó de primera mano la inflación del papel en China en el siglo XIII. En Los viajes de Marco Polo, escribió:

Todas estas piezas de papel se emiten con tanta solemnidad y autoridad como si fueran de oro o plata puros; y en cada pieza una variedad de funcionarios, cuyo deber es, tienen que escribir sus nombres y poner sus sellos. Y cuando todo está debidamente preparado, el funcionario principal designado por el Khan unta con bermellón el sello que se le ha confiado y lo imprime en el papel, de modo que la forma del sello queda impresa en rojo; el dinero es entonces auténtico. Quien lo falsifique será castigado con la muerte. Y el Khan hace que cada año se fabrique una cantidad tan grande de este dinero, que no le cuesta nada, que debe igualar en cantidad a todo el tesoro del mundo.

La mayor hiperinflación de toda la historia china ocurrió hace menos de un siglo. Desempeñó un enorme papel en el colapso del gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek y el ascenso al poder de Mao Zedong y el Partido Comunista Chino en 1949. Según el empresario Jay Habegger

Entre 1935 y 1949, China experimentó una hiperinflación en la que los precios se multiplicaron por más de mil. La causa inmediata de la inflación es fácil de aislar: el gobierno nacionalista inyectó continuamente grandes cantidades de papel moneda en la economía china. La expansión monetaria fue tan severa que, durante la Segunda Guerra Mundial, las imprentas nacionalistas fueron incapaces de mantener el ritmo, y la moneda china impresa en Inglaterra tuvo que ser enviada por avión sobre el Himalaya.

La masa monetaria china era de unos 3.600 millones de yuanes cuando estalló la guerra con Japón en 1937. En 1945, se había disparado a 1.506 billones. El economista Richard Ebeling explicó los efectos en los precios de esta hiper-expansión:

Como indicador muy aproximado, podemos utilizar el índice de precios al por mayor de Shanghai durante este periodo, con mayo de 1937 igual a 1. A finales de 1941, el índice de precios al por mayor de Shanghai se situaba en 15.98. En diciembre de 1945 había alcanzado los 177.088, y a finales de 1947 era de 16.759. En diciembre de 1948 el índice había subido a 36.788.000.000 y en abril de 1949 estaba en 151.733.000.000.

El gobierno de Chiang Kai-shek “luchó” desesperadamente contra los precios desbocados retirando y volviendo a emitir billetes de papel, proclamando que los nuevos estaban vinculados al oro, incluso obligando a los ciudadanos a entregar su oro al régimen (como hizo Franklin Roosevelt en 1933). Pero la promesa de pagar resultó ser poco más que una renovada licencia para hacer trampas, como sugieren claramente las astronómicas cifras citadas anteriormente.

Un relato apasionante de la hiperinflación y la toma del poder por los comunistas puede encontrarse en el reciente libro de Helen Zia, Last Boat Out of Shanghai: La historia épica de los chinos que huyeron de la revolución de Mao.

El dinero se originó en el mercado como medio de intercambio. A los gobiernos, tarde o temprano, les encanta apoderarse de él, monopolizarlo y luego degradarlo para acomodar su sed de gasto. Los precios se disparan, los ahorros se erosionan y las economías se desmoronan en el caos.

Es una vieja historia. Es una batalla que seguimos librando hoy en día. Ni China ni Estados Unidos ni ningún otro país son inmunes a un veredicto ancestral de la historia y de la economía: Imprime demasiado y el dinero se va al infierno.

Para más información:

The invention of Paper Money: History of Chinese Currency por Kallie Szczepanski

Marco Polo on Money, de Alfred Kennedy

Orígenes de la hiperinflación china por Jay Habegger

La gran inflación china, de Richard M. Ebeling

La hiperinflación china reexaminada por J. M. Babcock y G. E. Makinen

Lawrence W. Reed – fee.org.es

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.