En cada una de estas ciudades, la inflación es superior al 10 por ciento.

Hace poco, mi mujer y yo salimos a dar nuestro paseo matutino y ella comentó lo extraña que es la inflación. Algunos precios están por las nubes, observó, mientras que otros apenas se han movido.

Un cartón de huevos ha subido un 33% en el último año, mientras que los tomates no han variado en absoluto. Los vuelos están por las nubes, pero la cabina que alquilamos en nuestras últimas vacaciones costaba varios cientos de dólares menos que en años anteriores. Nuestra factura de la luz se disparó, pero los productos de cuidado personal y los nuevos zapatos deportivos de mi hijo costaron lo mismo (o menos) que antes.

Está claro que los precios son un asunto complicado y no sólo porque el valor sea subjetivo. El costo de producir y distribuir bienes en una economía es increíblemente complejo, algo que ninguna persona puede entender y mucho menos calcular.

Aunque la economía básica de la inflación tiende a ser sencilla -aumentar la oferta monetaria y, en igualdad de condiciones, el dinero pierde valor-, los detalles de la inflación pueden ser complejos y difíciles de entender, porque las economías son complejas y difíciles de entender.

Lo vemos no sólo en el hecho de que algunos productos y servicios se ven más afectados por la inflación que otros. También lo vemos por el hecho de que la inflación aumenta en algunos lugares más que en otros.

Aunque los últimos datos publicados por el Departamento de Trabajo muestran que la inflación se ralentizó en julio (8.5% anualizado), sigue siendo elevada, especialmente en algunos lugares. Un informe reciente de WalletHub revela que en muchas ciudades estadounidenses los precios son un 10 por ciento más altos que hace un año.

A continuación, una lista de las cinco ciudades donde la inflación es más alta, según los últimos datos del Índice de Precios al Consumo (IPC).

  1. Anchorage, Alaska: 12.4%.
  2. Phoenix, Arizona: 12.3%
  3. Atlanta, Georgia: 11.5%
  4. Tampa Bay, Florida: 11.2%
  5. Baltimore, Maryland: 10.6%.

Tras la publicación de las cifras de inflación del gobierno el miércoles, muchos sugirieron que la economía estadounidense podría estar en un “punto de inflexión” en cuanto a la inflación. Esperemos que sea cierto, pero está lejos de ser verdad.

Una abundante evidencia histórica muestra que los gobiernos son mucho mejores creando inflación que frenándola, un fenómeno que ha plagado (e incluso destruido) civilizaciones que van desde el Imperio Romano hasta la China del siglo XX y más allá.

“No creo que sea una exageración decir que la historia es en gran medida una historia de inflación, generalmente inflaciones diseñadas por los gobiernos para el beneficio de los gobiernos”, observó una vez el economista F.A. Hayek, ganador del Premio Nobel.

Por eso Hayek consideraba imperativo quitar el control del dinero “de las manos del gobierno”. La historia demuestra que los gobernantes gastan por encima de sus posibilidades y estas deudas acaban por vencer. Cuando lo hacen, los gobernantes recurren a la impresión de dinero o a otras formas de degradación de la moneda, erosionando su valor (a veces lentamente, a veces rápidamente).

Estados Unidos está muy lejos de la hiperinflación que paralizó a la Alemania de Weimar -donde en 1923 un solo dólar valía un billón de marcos- y que aún hoy asola a Venezuela, pero la inflación es un asesino paciente. Con el tiempo, carcome las cuentas de jubilación, las pensiones, los salarios y los ahorros, y, como señaló mi colega Peter Jacobsen el año pasado, los estadounidenses de la clase trabajadora y los más pobres son los que menos pueden protegerse de la inflación y los que tienen más probabilidades de sentir la diferencia.

La mayoría de los estadounidenses no necesitan que un economista o un político les señale los perjuicios de la inflación, especialmente los que viven en Anchorage, Phoenix, Atlanta, Tampa y Baltimore.

Lo que necesitan es dinero sólido, pero está claro que eso es algo que no obtendrán mientras el gobierno lo controle.

Jon Miltimore – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.