Los cambios tecnológicos, los salarios y los cambios en las preferencias de los consumidores son sólo algunos de los problemas que surgen al intentar comparar la vida de entonces con la de ahora

En el campo de la economía, cualquier narración demasiado vaga, mal definida o que no pueda fundamentarse es probablemente falsa. La narrativa actual, que cada vez atrae más la atención de los medios de comunicación, es algo así:

«La inflación era extremadamente alta en los 1970, por lo que la Fed subió los tipos y controló la inflación».

En concreto, atribuyen a la Reserva Federal la adopción de medidas que supuestamente frenaron o derrotaron la inflación (de precios). Como todas las leyendas urbanas, la historia cambia según quien la cuente. Según el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en una carta a un senador de EEUU, escribió:

Entendemos bien las lecciones de la experiencia de la alta inflación de los 1960 y 1970, y las cargas que esa experiencia creó para todos los americanos. No prevemos presiones inflacionistas de ese tipo, pero tenemos las herramientas para hacer frente a esas presiones si surgen.

Powell, que tenía 17 años en 1970, incluye la década de los 1960 en la experiencia de la alta inflación, señalando que la inflación (de precios) era alta y gravosa. No se especifican las lecciones aprendidas, pero se refiere a la intervención de la Fed, que, según cuenta, incluye la subida de los tipos de interés.

El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, del New York Times, también tiene su opinión. La semana pasada dijo:

Esto no se parece en absoluto a la reedición de la estanflación de los 1970; parece un bache temporal, que refleja perturbaciones transitorias…

Desgraciadamente, él también se refiere a toda una década, al tiempo que se las arregla para incluir la palabra «transitoria», o la noción de que las subidas de precios son aceptables si se producen en un corto período de tiempo. Por supuesto, esto olvida que sin una «deflación» transitoria que la compense, todos los aumentos de precios siguen siendo permanentes.

La empresa de servicios financieros Charles Schwab también ha intervenido recientemente:

Con los precios de las materias primas por las nubes, el crecimiento de la masa monetaria por las nubes y el gasto público por las nubes, es palpable el temor a volver a la inflación al estilo de los 1970.

El autor continúa diciendo que fue a finales de los 60 y en los 70 cuando la Fed «dejó» que la inflación aumentara, hasta que en 1979 el recién nombrado presidente de la Fed, Paul Volcker, hizo la «jugada de aplastar la inflación». Según la leyenda, la Fed aumentó los tipos hasta que el tipo efectivo de los fondos federales alcanzó un máximo histórico de más del 19 % en 1981, y esto es lo que ayudó a volver a meter la inflación en la botella.

Cuando se le preguntó si deberíamos estar nerviosos por las perspectivas de inflación, el presidente del Banco de la Reserva Federal, Neel Kashkari, dijo a la CBS:

Ahora mismo, no me preocupa que se repita lo de los 1970.

No sólo Estados Unidos recuerda lo mal que estaban las cosas hace 50 años. El canal de noticias del Gobierno de Canadá, la CBC, sugiere que:

Si alguien tiene la suerte de contar con un abuelo de 71 años que recuerde el precio de una View-Master, una máquina de escribir o lo que llamaban un «teléfono de pared», en poco tiempo quedará claro que los precios de los bienes y servicios de aquella época son difíciles de discernir. Los cambios tecnológicos, los salarios y los cambios en las preferencias de los consumidores son sólo algunos de los problemas que surgen al intentar comparar la vida de entonces con la de ahora.

También le recomendamos: El apoyo a Black Lives Matter cae a mínimos históricos

Ad will display in 09 seconds

Incluso si se puede recordar el precio de artículos más relacionables, como las matrículas o los automóviles, se necesitaría algún tipo de cálculo, como el poder adquisitivo del dólar, para entender la experiencia de los 70; eso no tiene en cuenta problemas inherentes como la parcialidad y la recopilación de datos. A menos que el abuelo viviera una vida «media», que representara adecuadamente la experiencia de la nación en su conjunto, transmitir las dificultades de la década resultará una tarea onerosa, si no imposible, tanto si se aplican métodos anecdóticos como estadísticos.

El marco temporal exacto de la inflación también sigue siendo esquivo y depende de la percepción que se tenga de la experiencia. Sin embargo, a pesar de señalar las dificultades para tratar de conceptualizar lo insoportable que fue la época de la inflación, eso no es lo que se discute. Podemos aceptar la narración de que, a lo largo de los 70, la mayoría de los precios aumentaron año tras año de forma inimaginable, causados por innumerables factores, incluida la crisis del petróleo. El tema de disputa es la respuesta de la Fed a dicha crisis. Se nos ha dicho que fue la diligente acción de la Fed de subir los tipos a máximos históricos lo que alivió el peso de la inflación. Aquí radica el problema.

Afortunadamente, podemos utilizar los propios datos de la Fed para ver cómo combatieron la inflación, ¿no? Seguramente deberían ser capaces de corroborar esta afirmación. Ahora, más que nunca, esto adquiere una importancia capital, ya que cada vez más expertos aluden a una posible repetición de la inflación de los 70; sin duda, buscarán repetir la supuesta solución. Esto es problemático porque pocos parecen saber cómo la Fed resolvió realmente la crisis.

Robert Aro – Panampost.com