O contribuyes a la polarización o la reduces.

En esta época políticamente polarizada, haríamos bien en recordar que la clase de personas que son nuestros conciudadanos y vecinos es mucho más importante que sus preferencias políticas.

Incluso los amigos no siempre están de acuerdo

Tengo un grupo de amigos que se han reunido de manera espontánea a lo largo de los años como parte de una cena semanal y un grupo de discusión. Nos gusta pensar que somos una especie de salón moderno. Aunque no todo el mundo viene todas las semanas, al menos entre cinco y siete, y a veces diez o más, se presentan en el restaurante que elegimos todos los jueves desde finales de 2006.

Nuestros temas abarcan toda una gama, y sí, de vez en cuando coqueteamos con lo divertido y frívolo (“Si pudieras ser un superhéroe, ¿cuál sería tu poder y por qué?” Yo elegir<�a la invisibilidad. Definitivamente). Y, por supuesto, abordamos los proverbiales temas prohibidos de la política y la religión.

Claro, las cosas pueden ponerse… calurosas, pero nunca se vuelven desagradables.

Y en el transcurso de esos campos de minas conversacionales, hemos llegado a descubrir de forma natural que -sorpresa- no siempre estamos de acuerdo. De hecho, nuestro grupo se enorgullece en tener miembros que van desde la izquierda hasta la derecha y todo lo demás.

Y sin embargo, siempre funciona. Claro, las cosas pueden ponerse… calurosas, y casi todos nosotros, en un momento u otro, hemos sacudido la cabeza ante lo que consideramos un punto de vista totalmente desquiciado de uno o más de nuestros compatriotas. Pero nunca se convierte en algo desagradable.

Discrepar sin ser desagradable

¿Por qué? Hay dos razones. En primer lugar, la regla fundamental de nuestras reuniones: Disentir sin ser desagradable. Es una regla que nos tomamos en serio. Pero la segunda razón es la más importante.

A lo largo de los más de 12 años que llevamos reuniéndonos, nos hemos tomado la medida, por así decirlo. Hemos aprendido mucho codeándonos, no sólo los jueves por la noche, sino también en innumerables reuniones sociales: fiestas, noches de cine, cenas fuera, etc. Por no hablar de muchos viajes, desde largos fines de semana en la montaña hasta aventuras europeas de más de 10 días.

Nos cuidamos mutuamente, estamos ahí para los otros y, por lo tanto, tenemos amigos a quienes acudir al necesitar ayuda, consejo, apoyo y mucho más.

Gracias a los años de contacto estrecho, hemos aprendido que todos somos gente buena y decente. Nos cuidamos los unos a los otros, estamos ahí en los momentos difíciles (crisis familiares/muertes/pérdidas de trabajo), nos ayudamos profesionalmente cuando surge la oportunidad y, por lo tanto, cada uno de nosotros tiene una red de amigos a quienes acudir al necesitar ayuda, consejo, apoyo y mucho más.

Y, por eso, cuando nuestras posturas más arraigadas sobre los temas del día chocan, ocurre algo interesante pero nada sorprendente: como nos conocemos, admiramos, respetamos, incluso -puedo decir que, queremos- el uno al otro, es mucho más probable que nos escuchemos y tratemos de entender el punto de vista del otro.

Comunicación en persona vs comunicación en línea

Contrasta esto con un hilo de comentarios anónimos que sigue a un artículo publicado en los medios, con todos los interlocutores escondidos detrás de sus “teclados” mientras fluye la maldad. Es mucho más fácil objetivar a alguien cuando se le conoce sólo por sus palabras en la pantalla.

Me atrevo a decir que si estuvieran sentados frente a la mesa, como nosotros, compartiendo el pan, el discurso se mantendría civilizado de una manera que rara vez se ve entre los comentaristas anónimos.

No voy a decirles que en nuestro grupo cambiamos de opinión de forma rutinaria, aunque sí ocurre. Pero puedo afirmar con seguridad que, como nos conocemos tan bien, quiénes son nuestros amigos -como personas- es mucho más importante para nosotros que sus inclinaciones políticas. Como debería ser, y como fuese una vez, en este país.

Decir que sus creencias la ponen en desacuerdo político y filosófico conmigo sería un eufemismo de proporciones bíblicas.

Una mujer del grupo, en particular, personifica esta maravillosa dinámica. Es un ser humano absolutamente encantador: dulce, amable, siempre optimista, inteligente y con opiniones firmes. La saludo con un gran abrazo cada vez que la veo.

Y es una de esas izquierdistas gritonas. Hablamos de una persona muy dura. Por ejemplo, dejó su carrera en suspenso durante la mayor parte de los seis meses de 2016 para trabajar, fuera del estado, en la campaña presidencial de Hillary Clinton. Hizo lo mismo para la carrera a gobernadora de Georgia de la demócrata Stacey Abrams el otoño pasado.

Decir que sus creencias la ponen en desacuerdo político y filosófico conmigo y con varios otros del grupo sería un eufemismo de proporciones bíblicas.

Amistad sincera

Sin embargo, cuando estaba en sus trincheras, de vez en cuando nos enviaba pequeñas actualizaciones por correo electrónico. Y más de uno de nosotros en el Otro Bando -todos deseando seriamente la derrota de su candidato- le respondíamos, haciéndole saber cuánto la respetábamos por poner su dinero y su tiempo en el mismo lugar que su verbo, y lo decíamos en serio. No teníamos que estar de acuerdo con ella, pero teníamos que respetarla.

Lo único que me importa -lo único que debería importarnos a todos- cómo es la clase de personas, de vecinos, de ciudadanos, la gente de la que te rodeas. ¿Tratan a sus semejantes con amabilidad, respeto y consideración? ¿Ayudan cuando se les necesita? Y si hacen esas cosas, ¿importa realmente si son “R” o “D”?

Si decides cambiar tu opinión sobre un amigo a una negativa simplemente porque no estás de acuerdo, ¿no dice eso infinitamente más de tí que de ellos.

De hecho, si esas buenas personas son y hacen todas esas cosas buenas, y luego descubres que piensan de forma muy diferente a la tuya, ¿no debería eso hacerte reflexionar?

También le recomendamos: Revelan que Soros financia a 37 relatores especiales de la ONU (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Y si decides cambiar la opinión positiva que tenías de ellos -alguien cuya bondad, amabilidad y naturaleza bondadosa has experimentado de primera mano- por una opinión negativa simplemente porque no ven el mundo como tú, ¿no dice eso infinitamente más de tí que de ellos?

Los valores son el resultado de las lecciones de la vida

He aquí otro gran beneficio de conocer bien a un grupo de personas. Llámalo una observación “no fundada/profunda”: Te das cuenta de que la filosofía de vida de alguien y, por extensión, su política, es simplemente la suma total de todas sus experiencias de vida: cómo y dónde crecieron, lo que les enseñaron sus padres, sus experiencias vitales, los libros que leyeron, las personas con las que se cruzaron, etc.

En definitiva, es mucho más difícil demonizar a alguien que no es ni más ni menos que el resultado lógico de todo lo que ha vivido en su vida. Igual que tú.

O contribuyes a la polarización o la reduces.

Ahora bien, no soy ingenuo. Sí, a veces lo que nuestros oponentes filosóficos defienden y por lo que trabajan, son, en nuestras mentes, serias amenazas existenciales. Lo entiendo. Así que uno hace su parte para compartir y defender su filosofía y sus puntos de vista, tal vez en lugares como éste. Pero el mal carácter no lleva a ninguna parte.

No, no es fácil interactuar con ese comentarista anónimo en línea, cuya opinión consideras irremediablemente despistada, con gracia. Yo lucho con ello continuamente. Si tienes facilidad de palabra, el sarcasmo puede ser mucho más divertido, ¿verdad? Pero vale la pena la interacción. O contribuyes a la polarización o la reduces.

Hablamos de “sociedad civil”. Esta es la sociedad civil. Hablamos de “el tejido de la sociedad”. Este es el tejido de la sociedad: Las interacciones cotidianas que tenemos con nuestros semejantes. La decencia cotidiana y la cortesía que formen parte de nuestras rutinas cotidianas. ¿No es esto lo que realmente importa y no todo lo demás?

Peter Bowerman – Fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.