Al establecer el nacionalsocialismo, los nazis trataron de redefinir el socialismo de nuevo.

No todos los días un miembro del Congreso cita a Mein Kampf en la Cámara de Representantes, pero eso es lo que el representante Mo Brooks de Alabama decidió hacer el 25 de marzo después de la sesión informativa del Secretario Barr sobre el Informe Mueller. En su discurso, Brooks se refirió a Adolf Hitler como “socialista”, estableciendo una conexión entre el Führer y los socialistas democráticos. Los demócratas se apresuraron a denunciar las afirmaciones de Brooks; los nazis eran fascistas de extrema derecha y, por tanto, estaban muy alejados del socialismo, especialmente del socialismo democrático. ¿No es así?

Es complicado. Los nazis no llamaban a su ideología “nacionalsocialismo” porque pensaban que sonaba bien. Se oponían fervientemente al capitalismo. El principal propagandista del Partido Nazi, Joseph Goebbels, llegó a decir que prefería vivir bajo el bolchevismo que bajo el capitalismo. Los nazis instituyeron grandes proyectos de obras públicas, como la Autobahn, prometieron el pleno empleo y aumentaron drásticamente el gasto público.

Por otro lado, los nazis eran virulentamente anti-comunistas. Ese sentimiento, junto con el nacionalismo alemán y el antisemitismo, fue uno de los principales pilares del nazismo esbozado por Hitler en Mein Kampf. Una vez en el poder, los nazis apoyaron y fueron apoyados por las grandes empresas e incluso privatizaron algunos servicios operados por el gobierno, todo lo cual haría que Karl Marx se revolcara en su tumba.

Le recomendamos: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”: Épico discurso de Trump

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Entonces, ¿por qué los nazis se llamaban a sí mismos “socialistas”? En parte, porque el término “socialismo” ha evolucionado y cambiado constantemente desde su creación. Algunas variedades de socialismo no tienen ningún parecido con las obras de Karl Marx. Según La Contrarrevolución de la Ciencia, de Friedrich von Hayek, el término “socialismo” fue acuñado en el siglo XIX por el filósofo francés Henri de Saint-Simon, quien creía que la industrialización y la Revolución Científica exigían una reorganización completa del gobierno y la sociedad.

Tras la Revolución Francesa, Saint-Simon imaginó una sociedad totalitaria gobernada por una élite tecnocrática formada por industriales, académicos, empresarios y científicos. Los primeros socialistas se preocupaban principalmente por mejorar la sociedad mediante la organización central y los descubrimientos científicos, y no fue hasta Marx que el socialismo se asoció con la lucha de clases.

Marx se burló de estos primeros socialistas como “socialistas utópicos” y, junto con Friedrich Engels, desarrolló su propio “socialismo científico”. Marx veía a las clases enzarzadas en una lucha perpetua por los recursos materiales y creía que el capitalismo conduciría inevitablemente a una revolución global de los trabajadores contra la burguesía. El proletariado victorioso establecería entonces una sociedad comunista en la que no habría clases y la propiedad de los medios de producción sería comunitaria. Los marxistas-leninistas llegaron a definir el “socialismo” de forma más estricta, como el periodo intermedio entre el capitalismo y el comunismo, en el que el Estado era el propietario de los medios de producción y gestionaba la economía de forma centralizada.

Al establecer el nacionalsocialismo, los nazis trataron de redefinir el socialismo una vez más. El nacionalsocialismo comenzó como una fusión de las ideas socialistas de una economía gestionada tecnológicamente con el nacionalismo völkisch, una forma profundamente antisemita del nacionalismo alemán. En su floreciente ideología, los nazis consideraban que tanto el capitalismo como el comunismo eran malsanamente materialistas y estaban basados en el egoísmo más que en la unidad nacional, rasgos que asociaban negativamente con el judaísmo. Oswald Spengler, una de las principales influencias intelectuales del nazismo, llegó a llamar al marxismo “el capitalismo de la clase obrera”. La redefinición del socialismo por parte de los nazis se llevó a cabo a través de la Völksgemeinschaft, que sirvió como medio para conectar al individuo con el Estado.

Los nazis no eran estrictamente socialistas

Aunque los nazis despreciaban el capitalismo, este desprecio no se extendía a los propios capitalistas. El conflicto de clases tenía poca importancia en la concepción nazi del socialismo, con la excepción de la facción strasserista del partido, que fue purgada durante la Noche de los Cuchillos Largos. En cambio, los nazis consideraban necesarios tanto a los capitalistas como a los trabajadores, que ocupaban sus propios e importantes papeles dentro de la Völksgemeinschaft. Los nazis también se distinguían de los marxistas en su apoyo a la propiedad privada, aunque esto venía con algunas advertencias.

El gobierno nazi no era dueño de los medios de producción en Alemania, pero sí los controlaba. Crearon juntas de control, cárteles y monopolios y konzerns patrocinados por el Estado, que luego planificaron y regularon cuidadosamente. Los líderes industriales apenas se opusieron. Al ceder el control de sus empresas al Estado, se aislaron de las fuerzas del mercado, asegurándose de permanecer en la cima de sus respectivas industrias.

Como demuestran los primeros socialistas utópicos, Marx y los nazis, el socialismo se redefine constantemente, y sus diversas encarnaciones pueden ser radicalmente diferentes entre sí. Esta tendencia continúa hoy con el resurgimiento del socialismo democrático y de políticos como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez. Sanders y AOC señalan que su versión del socialismo proporciona a los individuos “derechos económicos“, con el gobierno proporcionando atención médica, matrícula universitaria y varios otros servicios.

A diferencia de los marxistas, los socialistas democráticos no creen en la propiedad total de los medios de producción por parte del gobierno, ni desean gestionar tecnocráticamente la economía como hicieron los nazis. En cambio, según los Socialistas Democráticos de América, “creen que los trabajadores y los consumidores, que se vean afectados por las instituciones económicas, deben poseerlas y controlarlas”.

La gran diferencia entre el socialismo utópico, el comunismo, el nacionalsocialismo y el socialismo democrático hace que sea notablemente fácil para los miembros de cada ideología mover el dedo hacia los demás y decir: “Eso no era verdadero socialismo”. Sin embargo, hay un hilo conductor en cada una de estas definiciones de socialismo. Desde Saint-Simon hasta AOC, todos los autodenominados socialistas han compartido la creencia de que las respuestas descendentes a los problemas de la sociedad son superiores a las respuestas ascendentes creadas por el libre mercado.

Marx odiaba el libre mercado por ocultar el valor del trabajo de los obreros, mientras que Hitler odiaba el libre mercado porque acercaba las culturas y dificultaba el belicismo. AOC cree que el libre mercado es incapaz de responder al cambio climático y, al igual que sus antepasados, planea utilizar el Estado como vehículo para un dramático reajuste social y económico.

Entonces, ¿los nazis eran socialistas? Sólo según ellos mismos. Pero, por otra parte, en lo que respecta a las diferentes formas de socialismo, eso ha sido siempre así.

Michael Rieger – fee.org.es