La mala gestión fiscal y la enorme deuda nacional de Japón violan los principios de la responsabilidad fiscal democrática.

(Nota del editor: Los años que van de 1991 a 2001 se conocen como “la década perdida” en Japón. Tras años de rápido crecimiento en la década de 1980, la economía japonesa cayó en una prolongada depresión marcada por un persistente y elevado desempleo, bajas tasas de crecimiento y una política monetaria errática. (Véase “La década perdida” para más información al respecto).

En los últimos años, la economía japonesa se ha recuperado en cierta medida, pero, como explica el economista Hiroshi Yoshida a continuación, ahora están surgiendo nuevos problemas que ponen en tela de juicio la creciente deuda de Tokio. Uno de los problemas que identifica está presente también aquí en Estados Unidos, a saber: “No hay suficiente gente que defienda a las generaciones futuras cuando se trata de la política fiscal”).

Las únicas transacciones que pueden darse en un mercado son aquellas en las que ambas partes se benefician mutuamente y pueden decir arigatо̄ (gracias, en japonés) como resultado. Al utilizar la contabilidad para examinar tales transacciones, sabemos que la utilidad de ambas partes aumenta; ambas están mejor como resultado de completar la transacción. Además, las personas no están peor que antes si se niegan a participar en una transacción determinada.

Los gobiernos se financian con impuestos. Sin embargo, la principal preocupación de las finanzas públicas ha sido desde el principio recaudar las mayores sumas con la menor resistencia. En una nación que defiende la democracia, el pueblo, también llamado ciudadano o contribuyente, es soberano. Los impuestos sólo pueden recaudarse con el consentimiento de los gobernados. Generar un déficit y gravar a los niños y a los no nacidos entra en conflicto directo con los principios en los que se basa la política fiscal democrática. Nunca hay que trasladar el déficit a los niños; esa es la piedra angular de la gobernanza democrática.

Aquí, en Japón, también debemos rechazar la idea de que podemos acumular la deuda nacional y utilizarla como fuente de financiamiento. Sin embargo, las generaciones futuras no tienen voz en lo que el gobierno hace aquí y ahora. No hay suficientes personas que defiendan a las generaciones futuras cuando se trata de la política fiscal. En 1965, los bonos del Estado japonés (JGB) se emitieron para cubrir un déficit de ingresos del 5.3% del gasto público. El año pasado, en 2021, esa cifra aumentó hasta cubrir el 40% del gasto público. El saldo vivo de los bonos del Estado emitidos de forma continua es ahora el doble del PIB de Japón.

Cuando se permite que el mercado funcione, éste determina los tipos de interés, el tipo al que se puede pedir prestado el capital. Si la economía no crece, no es posible que un prestatario como el gobierno japonés devuelva un préstamo con intereses.

La Summa de arithmetica de 1492, escrita por el matemático italiano Luca Pacioli (1445-1517), contiene una ley matemática conocida como la Regla del 72. Esta regla establece que si se divide un tipo de interés dado por 72, se puede encontrar el número de años necesarios para que la inversión principal se duplique. Esto significa que se necesitan 10 años para que una inversión se duplique a un tipo de interés del 7.2%. Probemos esto con una calculadora electrónica para ver si realmente funciona. Introduce el número “1” y pulsa el botón “x” dos veces, e introduce 1.072 (un tipo de interés del 7.2%). Pulsa el botón “=” 10 veces. El valor inicial acaba duplicándose, ¿verdad? Cuando Japón empezó a alejarse del equilibrio presupuestario (1972-1987), el tipo de interés de los bonos del Estado estaba en torno al 8%.

Desde entonces, el tipo de interés de los bonos del Estado se ha rebajado para reducir el rápido crecimiento de la deuda pendiente y el costo de los bonos del Estado. Se necesitarán 14.400 años para duplicar el capital con el tipo de interés actual del 0.005%. Para que nos hagamos una idea de cuánto tiempo son 14.400 años, hace 14.400 años es cuando la humanidad empezó por fin a cultivar arroz en la cuenca del río Yangtze, en China. Eso es la prehistoria; una época anterior a que la humanidad empezara a llevar registros escritos. Es imposible duplicar el capital de una suma de dinero sin que se tarde mucho tiempo en aplicar ese tipo de interés. La emisión de deuda pública no sólo ha dejado que las generaciones futuras paguen la factura, sino que el tipo de interés de sólo el 0.005% de los JGB es una declaración de la incapacidad de la nación para hacer crecer la economía. Esperemos que los contribuyentes japoneses tomen nota de esto.

Al bajar los tipos de interés, los pagos de intereses del gobierno se han reducido y el valor futuro del dinero ha disminuido. El Banco de Japón posee más de la mitad de los JGB emitidos por el gobierno japonés. Y ahora, al empezar a bajar el tipo y el valor del yen frente al dólar, los precios han empezado a subir. El precio de los iPhones en Japón está subiendo un 20% este mes.

Donde hay una buena política, la gente se reúne. Es decir, la gente vota con los pies, como saben mis amigos de Estados Unidos por la migración interestatal. La mala gestión fiscal de Japón y su enorme deuda nacional violan los principios de la responsabilidad fiscal democrática. Como resultado, Japón está perdiendo su atractivo para las generaciones futuras y la tasa de natalidad sigue cayendo en picada.

Hiroshi Yoshida – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.