Por alguna razón, dejar que los individuos decidan cómo quieren gastar su dinero está fuera del debate.

En un reciente debate, los cinco demócratas que buscan la nominación de su partido para gobernador de Virginia expresaron sus posiciones sobre varios temas financieros que enfrenta el estado. Lamentablemente, aunque no es sorprendente, el debate no versó tanto sobre si se debe gastar el dinero de los contribuyentes sino más bien sobre cómo y dónde gastarlo.

Lee J. Carter fue especialmente explícito en sus opiniones. “Nuestro modelo de desarrollo económico se ha basado en dar nuestro dinero, el dinero público, a enormes corporaciones de fuera del estado”, dijo Carter, autoproclamado socialista. “[Estamos] diciéndoles: ‘Necesitamos que vengan aquí’ y ‘Por favor, señor multimillonario, ¿nos dará algunos puestos de trabajo?’, y no ha funcionado”.

“Carter dijo que es el único candidato que detendrá los rescates corporativos”, informa el Washington Examiner. “Dijo que tomaría el dinero que se da a las corporaciones y lo usaría para financiar la inicial de las empresas locales que los ciudadanos de Virginia poseen y operan”.

Le recomendamos: La VERDADERA RAZÓN por la que BILL GATES quiere que comas ‘CARNE’ SINTÉTICA

Ad will display in 09 seconds

La intención de Carter de poner fin al bienestar corporativo es loable e, irónicamente, bastante pro-mercado. Pero justo cuando parece que está desarrollando una buena idea, se dispara a sí mismo en el pie, al decir que el dinero debe subvencionar el capital de arranque para las empresas locales en su lugar.

Lo que hay que tener en cuenta es que cada dólar que el gobierno gasta en estas “inversiones” es un dólar que los contribuyentes no pueden invertir por sí mismos. Por lo tanto, el gobierno no estaría creando nuevas oportunidades con esta iniciativa, sino que simplemente estaría cambiando la financiación de un lugar a otro de la economía.

Pero aunque esto pueda parecer una transacción de suma cero, en realidad es peor que eso. Dado que los gobiernos no tienen los conocimientos necesarios para planificar la economía de forma eficiente, inevitablemente dirigirían el dinero hacia negocios derrochadores que realmente no deberían ser financiados en primer lugar.

Por tanto, sería mucho mejor que estos fondos se dejaran simplemente en manos de los contribuyentes para que pudieran gastar el dinero en cosas que realmente necesitan, en lugar de en cosas que los políticos creen que necesitan.

Patrick Carroll – fee.org.es