Las medidas sanitarias extremistas del régimen comunista, en conjunto con una crisis inmobiliaria y energética, amenazan con tumbar la economía del gigante asiático y generar una nueva recesión mundial.

Los principales indicadores técnicos de la economía china demuestran resultados cada vez más decepcionantes, y anticipan una posible recesión como no se veía desde 2020. El Índice de Producción Industrial cayó violentamente hasta un 7,08% en el mes de abril, con respecto al mes anterior.

Se trata de la segunda mayor caída de China en las últimas dos décadas, solo por detrás de la caída en enero de 2020 por el inicio de la pandemia. Solamente con la caída de abril la industria retrocedió al nivel agregado que tenía en octubre de 2020, acorde a la serie sin estacionalidad.

Cerca del 37,5% del PBI chino se explica por la actividad industrial, y posee además la proporción más importante sobre el abastecimiento de la demanda mundial. El efecto recesivo sobre la actividad fabril supone un shock sobre la oferta para el mundo.

Se registró una caída del 0,69% en el Índice de Ventas Minoristas en el mes de abril, el segundo dato recesivo después de haberse registrado otra caída del 2% mensual en marzo. Los servicios representan casi el 60% de la economía china, y en este caso el efecto recesivo tiene un impacto más directo en la economía local que a nivel internacional.

Sorteando el efecto de la inflación, el gasto agregado de los consumidores se mantiene prácticamente estancado desde enero de 2021 en términos reales. Esta cifra es extremadamente pesimista considerando que, hasta 2019, el consumo privado se expandía a razón del 5% anual.

La previsión de crecimiento para China asciende al 4,4% según el Fondo Monetario Internacional, aunque las previsiones privadas proyectan sólo un 4% anual. Pero estas cifras sólo muestran un arrastre estadístico contra 2021, y prácticamente el crecimiento efectivo para 2022 sería el más modesto desde la década de 1980.  Todas las proyecciones de crecimiento se encuentran alejadas de la meta propuesta por el Partido Comunista, en torno al 5,5% anual para 2022.

Existen tres razones fundamentales para explicar la incipiente recesión de China: las políticas de “Covid cero” impulsadas por el dictador Xi Jinping, la crisis inmobiliaria y finalmente la crisis energética. Juntos, estos elementos conforman una suerte de tormenta perfecta.

Las nuevas medidas sanitarias de la dictadura comunista incluyen la vuelta de los confinamientos masivos y estrictos, aunque con un alcance geográfico sustancialmente menor al que se llevó a cabo en 2020.

Por otra parte, la crisis del sector inmobiliario (que representa el 29% del PBI chino) sigue fuera de control por las autoridades. Después del colapso de la gigante empresa Evergrande, el “efecto contagio” sobre el sistema financiero arrastró a por lo menos 10 promotores chinos del mercado inmobiliario.

El más reciente caso de incumplimiento de pagos fue presentado por Sunac, una promotora inmobiliaria que no pudo afrontar pagos por 742 millones de dólares con acreedores internacionales.

En tercer lugar, la crisis energética responde al deficiente sistema de precios que impera en las tarifas a los servicios públicos. A diferencia de otros países, China regula fuertemente el precio de las tarifas de energía y el shock internacional por la guerra de Ucrania no pudo ser compensando enteramente por un “efecto precio” percibido por los consumidores, y en su lugar la corrección se realiza sobre las cantidades (desabastecimiento).

La economía china es, además, sustancialmente más sensible ante cambios en la oferta energética mundial, no solamente por las rigideces en el sistema de precios, sino también porque por ser el principal país consumidor de energía en todo el mundo.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.