Redacción BLes– [Opinión] Los fluidos corporales reunidos durante las pruebas de la vacuna contra la pandemia podrían teóricamente ser utilizados para fabricar un nuevo virus para atacar a diferentes grupos étnicos, ha advertido un escritor conservador.

Gordon Chang, miembro de la Fundación de la Unión Conservadora Americana, está muy preocupado por los esfuerzos del Partido Comunista Chino (PCCh) para recoger muestras de ácido desoxirribonucleico (ADN) de todo el mundo. Cree que la recolección de 80 millones de perfiles de salud del PCCh, no sólo se utilizarán para hacer una vacuna contra el virus del PCCh.

“Pekín está tratando de extender su influencia haciendo que su vacuna esté disponible [y] recogiendo información muy sensible sobre personas fuera de China”, dijo a Fox News. “Lo que están haciendo es están diciendo: ‘Les daremos esta vacuna, pero necesitamos completar nuestros ensayos, así que vamos a usar su población como prueba'”. Si no participan en estos ensayos, no recibirán las vacunas chinas”.

Chang, autor del libro “El colapso inminente de China”, cree que el PCCh podría utilizar información sensible de la mayor base de datos de ADN del mundo en China para crear nuevas armas biológicas dirigidas a personas que pertenecen a grupos étnicos específicos.

“El coronavirus [virus PCCh] no es el último patógeno que se generará en suelo chino, por lo que debemos preocuparnos de que la próxima enfermedad sea más transmisible y más mortal que el nuevo coronavirus”, dijo. “China probablemente está tratando de desarrollar enfermedades que no se dirigen a todo el mundo, sino que se dirigen sólo a ciertos grupos étnicos o raciales”.

Advierte que muchas armas biológicas pueden causar enfermedades graves o incluso la muerte, y el virus PCCh es un ejemplo obvio de cómo una pandemia puede paralizar a los estadounidenses, las empresas e incluso toda la economía.

“La gente ha dicho que las armas biológicas no funcionan, bueno, sabemos que funcionan porque tuvimos el coronavirus”, dijo. “[El virus PCCh] puede o no haber sido un arma biológica, pero sabemos que paralizó a los Estados Unidos, y eso es lo que Beijing está buscando realmente”.

También sospecha que no es coincidencia que el virus PCCh se originara en Wuhan, China. Existe la posibilidad de que la enfermedad se haya propagado maliciosamente a los Estados Unidos, que registraron algunas de las mayores cifras de infecciones y muertes del mundo.

En el momento de esta publicación, Estados Unidos tenía más de 15.1 millones de infecciones y 288.900 muertes, según el sitio web del Worldometer.

Cree que el gobierno de los Estados Unidos y otras naciones deben actuar ahora para evitar que las muestras de ADN sean mal utilizadas y pongan en peligro innumerables vidas. Esto incluye evitar que el PCCh adquiera empresas estadounidenses que tengan registros que contengan perfiles de ADN y otra información de ascendencia.

Chang añadió que el PCCh es despiadado al impedir que Occidente obtenga datos de ADN de los chinos.

“Tenemos que estar extremadamente preocupados porque eso no es consistente con un país que quiere cooperar con el resto del mundo-eso es consistente con un país que desarrolla armas biológicas”, dijo. “No debemos permitir que ninguna organización china o afiliada a ella analice el ADN de los estadounidenses y tenemos que decirle a China [el PCCh]: ‘O aceptan un régimen de inspecciones o nos retiramos de la convención sobre armas biológicas'”.

Richard Szabo – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.