Redacción BLesLa Corte Suprema de los Estados Unidos se prepara para revisar esta semana dos casos de alto perfil que mantendrán a la sociedad americana en vilo: el derecho a portar armas en la ciudad de Nueva York, uno de los estados con mayores restricciones sobre el uso de armas, y también decidirá si el mecanismo de la ley provida de Texas es legal o no.

Este lunes 1 de noviembre, los nueve jueces de la Corte Suprema revisarán una segunda apelación del Departamento de Justicia (DOJ) y proveedores de aborto que inicialmente solicitaron bloquear la ley S.B.8 de Texas pero que la Corte falló en contra.

La segunda apelación del DOJ solicita a la Corte que decida si el mecanismo con el cual la ley provida se cumple es legal o no.

Conocida como la ‘ley del latido del corazón’ debido a que prohíbe los abortos a partir de la sexta semana de gestación que es cuando se puede detectar el latido del bebé dentro del útero, fue diseñada para evadir el uso de los recursos del estado para hacerla cumplir.

La ley, otorga una ‘recompensa’ de 10 mil dólares a las personas que denuncien en las cortes estatales a aquellas clínicas o personas que realicen o asistan un aborto. El dinero de la recompensa es la multa que se aplica a los demandados.

Justamente debido a que la ley se hace cumplir por medio de ciudadanos comunes, el estado de Texas argumenta que el gobierno federal no tiene derecho a demandar a Texas dejando efectivamente afuera del mecanismo al DOJ y sus cortes federales que muy posiblemente fallarían en contra de la ley provida.

La parte pro-aborto argumenta que el procedimiento está garantizado por la Constitución y la ley de Texas está básicamente desafiando tal derecho.

La postura se basa en la sentencia Roe v Wade de 1973, que legalizó el aborto basándose en la 16ª Enmienda, que dice que el gobierno no puede interferir en la intimidad de las personas.

La sentencia interpretó que la decisión de una mujer de terminar con un embarazo estaba incluida en la 16ª Enmienda.

Algunos dicen que la ley del latido del corazón efectivamente ha evadido el argumento de Roe v Wade al excluir la intervención del gobierno.

El miércoles 3 de noviembre la Corte Suprema revisará el caso de la Asociación de Rifles y Pistolas de Nueva York contra Bruen que en un aspecto general decidirá si el estado tiene autoridad sobre la Segunda Enmienda de la Constitución para prohibir a ciudadanos comunes su derecho a portar armas.

Es la primera vez en más de una década que la Corte Suprema acepta revisar un caso que involucra el derecho a portar armas.

El caso surgió a partir de dos personas a quienes le prohibieron su solicitud de portar armas porque no tenían una ‘razón justificada’.

Nueva York, al igual que otros estados liberales, tienen fuertes restricciones sobre el uso de armas y para poder portarlas, la persona debe tener un trabajo de alto riesgo o motivos más específicos que solo estar preocupado por la seguridad.

La decisión de la corte en ambos casos tendrá repercusiones en todos los demás estados.

Si la Corte decide que el gobierno no puede regular o negar el derecho a portar armas entonces otros estados como California verían sus actuales políticas desafiadas y una alta probabilidad de que miles de personas se apresuren para obtener su licencia de armas.

La gran expectativa alrededor de estos dos casos de perfil alto tiene matices innegables: tanto el aborto como el derecho a portar armas representan las dos caras opuestas de las ideologías que dominan la opinión pública estadounidense.

Mientras que los demócratas o los estados liberales se oponen al derecho de portar armas y están a favor del aborto, los republicanos o estados más bien conservadores tienden a favorecer el uso de armas y están en contra del aborto.

Los argumentos en contra del uso de armas es que generan más violencia, tiroteos y homicidios y sacar las armas de la calle aumenta la seguridad.

Mientras que aquellos que están a favor de su uso, dicen lo contrario, la presencia de armas disminuye el riesgo pues quienes quieren usarlas para cometer maldades tienen que pensar dos veces al saber que cualquiera de los presentes puede estar armado.

Otro argumento de peso en el debate es que la Segunda Enmienda en su origen fue escrita por los Padres Fundadores para que la gente pudiera defenderse en caso de que el gobierno se volviera tiránico. 

Así que el hecho de que algunos funcionarios estén presionando para prohibir las armas es, como mínimo, controvertido o está directamente pisoteando la Segunda Enmienda bajo el pretexto de la seguridad. 

Un escenario similar podría ocurrir si la ley del latido del corazón persiste: otros estados podrían replicarla y disminuir efectivamente la cantidad de abortos.

Analistas dicen que las expectativas son más altas ahora por parte de los republicanos o conservadores debido a que la mayoría de los jueces son conservadores, aunque en fallos anteriores la Corte Suprema ha visto a estos jueces favorecer la postura liberal en temas sensibles como la inmigración, etc., por ello no está claro qué podría ocurrir estos días.

No obstante, según Fox News los tres jueces designados por el expresidente Donald Trump, Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh and Amy Barrett fallaron a favor de la Segunda Enmienda cuando eran jueces en cortes de apelación por lo que al menos en el caso del estado de Nueva York y el derecho a portar armas, el fallo podría tener enormes repercusiones en todo el país.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.