Redacción BLes– YouTube está eliminando los contenidos y las cuentas que se consideren que difunden información errónea sobre las vacunas, y eso incluye también los relacionados con COVID-19, según anunció la empresa el miércoles 29 de septiembre.

Las nuevas y más amplias restricciones irán dirigidas a todas las opiniones contrarias a las vacunas en general, como la noción de que las vacunas causan autismo o cáncer o que sus ingredientes pueden utilizarse para rastrear los movimientos de las personas.

“En concreto, se eliminará el contenido que alegue falsamente que las vacunas aprobadas son peligrosas y causan efectos crónicos en la salud, que afirme que las vacunas no reducen la transmisión o la contracción de enfermedades, o que contenga información errónea sobre las sustancias que contienen las vacunas”, dijo YouTube en un comunicado.

YouTube eliminó hace un año determinados vídeos críticos con las vacunas COVID-19. Desde entonces, la empresa ha eliminado más de 130.000 vídeos por incumplir las directrices.

A pesar de este esfuerzo, la información sobre el coronavirus indeseable eludía la prohibición mediante la realización de dudosas afirmaciones sobre la vacuna sin mencionar directamente el nombre del virus letal.

La empresa quiere que los criterios de desinformación sobre las vacunas sean determinados por las agencias federales. Pero asegura que se puede seguir facilitando “la discusión pública y el debate al proceso científico”.

“Seguiremos permitiendo contenidos sobre políticas de vacunas, nuevos ensayos de vacunas y éxitos o fracasos históricos de vacunas en Youtube”, escribió.

Youtube añadió que no censuraría “los testimonios personales sobre vacunas”, pero eso es sólo si “el vídeo no viola otras Directrices de la Comunidad, o el canal no muestra un patrón de promoción de las dudas sobre las vacunas.”

Según NBC News, con la nueva política, la plataforma de streaming de vídeo ya blande su aplicación a múltiples celebridades y contenidos no-vaxxers como el Dr. Joseph Mercola y Robert F. Kennedy Jr.

Queda por ver hasta qué punto YouTube puede controlar el discurso en torno a las vacunas COVID-19.

Según las agencias federales, las vacunas son al menos capaces de reducir los riesgos de muerte y enfermedades graves si no pueden impedir la infección por COVID -19.

Pero incluso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) confirman que aún pueden causar lesiones adversas a un número reducido de receptores e incluso la muerte.

YouTube, junto con otras plataformas de las grandes tecnologías, ha sido objeto de críticas por la gestión de los contenidos para los usuarios.

El presidente Joe Biden y políticos estadounidenses han reprendido a las plataformas por no hacer lo suficiente para combatir el escepticismo y la desinformación sobre las vacunas. Los políticos de derechas han acusado a YouTube de intentar silenciarlos políticamente.

El gobierno de Biden ha tratado de cerrar el paso a las personas no vacunadas, pues considera que las vacunas son fundamentales para la supervivencia durante la pandemia.

“Tenemos que conseguir que la gente se vacune, así que, por favor, hagan lo correcto, por favor, pónganse las vacunas: puede salvar su vida, puede salvar la vida de los que les rodean”, dijo Biden el día que televisó su momento de recibir la vacuna de refuerzo de Pfizer, dando un fuerte ejemplo de lo seguras que son las vacunas.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.