Redacción BLesUna banda de milicianos hutíes asaltó las instalaciones de la embajada de Estados Unidos en Yemen, y tras haber tomado al menos a 25 rehenes robaron “grandes cantidades de equipos y materiales”, informó el Instituto de Investigación de Medios de Comunicación de Oriente Medio (MEMRI).

“La supuesta redada se produce después de que los hutíes secuestraran a tres ciudadanos yemeníes afiliados a la embajada de Estados Unidos en una de las residencias privadas de los empleados en Saná el 5 de noviembre”, mencionó el MEMRI citado por el Washington Free Beacon del 11 de noviembre. 

Y agregó que al menos otros 22 yemeníes fueron secuestrados por los hutíes en las últimas semanas, “la mayoría de los cuales trabajaban en el personal de seguridad que vigila el recinto de la embajada”.

Por su parte, el Departamento de Estado de EE. UU. confirmó los hechos y expresó: “La mayoría de los detenidos han sido liberados, pero los hutíes siguen deteniendo a otros empleados yemeníes de la embajada”.

También manifestó que había exigido a los rebeldes que desalojaran las instalaciones y devolvieran los materiales robados. 

“Estamos comprometidos con garantizar la seguridad de aquellos que sirven al Gobierno de Estados Unidos en el extranjero, y por eso estamos tan activamente comprometidos en este asunto, incluso a través de nuestros socios internacionales”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, esta semana. 

Es de aclarar que los asuntos oficiales de la embajada de EE. UU. para Yemen se atienden desde Riad, la capital y el principal centro de negocios de Arabia Saudí. 

Las instalaciones asaltadas se ubican en la ciudad de Saná, en donde se suspendieron las actividades diplomáticas desde el año 2015.

Los milicianos hutíes son respaldados por el régimen de Irán, y se han tomado la mayor parte de Yemen a través de continuos actos terroristas, que han sometido a los 13,5 millones de yemeníes a emergencias humanitarias durante los últimos siete años. 

Luego de que la administración Trump los declarara terroristas, el gobierno de Biden levantó esta denominación y las restricciones que implicaban para congraciarse con Irán y propiciar las negociaciones sobre producción de uranio. 

En este sentido, el exsecretario de Estado, Mike Pompeo, comunicó: “Las fuerzas hutíes son terroristas, suscritas por la teocracia,  y la cleptocracia que dirige la República Islámica de Irán”.

Y agregó: “Ese régimen está financiando un programa de misiles, financiando capacidades dentro de Yemen que ponen en riesgo a Europa, y ponen en riesgo a Oriente Medio”.

Las milicias hutíes se apoderaron de gran parte del territorio de Yemen, incluida la ciudad de Saná, en 2014, en su guerra separatista contra el gobierno.

Por su parte, Arabia Saudí conformó una coalición y  contraatacó en el 2015. Las víctimas ascienden a 112.000 personas y la infraestructura del país ha quedado arrasada. 

Asimismo, los hutíes causaron “violaciones continuas y generalizadas de los derechos humanos y del derecho internacional con impunidad; y a la escalada de los combates y su impacto en la población civil, siguieron los desplazamientos”, según un informe revelado por Fox News.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.