Redacción BLesEl dictador Xi Jinping ofreció la semana pasada un discurso ante líderes y oficiales del Ejército Popular de Liberación (EPL) en un hotel de Beijing, donde les recordó a los miembros de las fuerzas armadas que se deben preparar para una posible guerra en medio de la creciente tensión con los Estados Unidos y Taiwán.  

Durante sus palabras, Xi Jinping elogió la “nueva era” del ejército, haciendo referencia a un supuesto ejército renovado y desarrollado en tecnología y armamentos. Y al mismo tiempo recomendó a sus soldados que deberían entrenar más duro y “no temerle ni a las dificultades ni a la muerte y que se concentren para entrar en condiciones reales de combate”, según reportó Newsweek

“El entrenamiento militar es la tarea regular y central del ejército. Es la forma básica de generar y mejorar la efectividad del combate. Es la preparación más directa para las batallas militares”, dijo Xinhua la agencia de noticias del PCCh, citando a Xi Xinping. 

Durante el mes pasado, el líder del PCCh Xi Jinping realizó una gira por varias bases militares y se refirió en reiteradas ocasiones a los preparativos y al entrenamiento para la guerra. Esto se produjo al mismo tiempo que cuando las fuerzas navales y aéreas están intensificando los simulacros frente a las costas de China, particularmente cerca del Estrecho de Taiwán y en el Mar de China Meridional . 

Estas últimas actitudes desarrolladas por parte del régimen chino, fueron interpretadas por diversos expertos internacionales en la materia como algo más que las órdenes militares habituales y comienza a preocupar un posible enfrentamiento real, teniendo en cuenta la cantidad de frentes de tensión que mantiene el ejército chino en muchos y diversos lugares del mundo.

La Fuerza Aérea del EPL continúa sobrevolando con aviones de combate en las inmediaciones de la isla autónoma de Taiwán al mismo tiempo que su armada navega hacia el Mar de China Meridional.

Paralelamente este mes, se están llevando a cabo dos grandes ejercicios de la Armada en el Estrecho de Taiwán, y los medios de comunicación estatales describen los simulacros de aterrizaje con fuego real como un fuerte mensaje dirigido directamente a Taipei, cuyo gobierno actual es considerado como “secesionista”.

En su frontera suroeste, el régimen Chino aún no se ha liberado de un estancamiento militar con India que se acerca a su octavo mes. Luego de una serie de violentos combates a lo largo de la Línea de Control Real en Ladakh durante el verano, lo que resultó en la muerte de 20 soldados indios y un número no confirmado de tropas chinas.

Nueva Delhi y Beijing han programado una novena ronda de conversaciones militares de alto nivel con el objetivo de reducir la tensión en el Himalaya, pero no hay señales de que ninguna de las partes retroceda.

Taiwán, un caso especial que perturba al PCCh

La situación con Taiwán es uno de los puntos críticos que preocupa también a los Estados Unidos y lo enfrenta al régimen comunista chino. Luego de que el PCCh haya tomado el control de Hong Kong, muchos se preguntan si la isla democrática será su próxima víctima.

Cuando el PCCh tomó el poder por la fuerza en China en 1949, el gobierno y el ejército nacionalista, encabezados por el presidente Chiang Kai-shek, se retiraron a Taiwán dónde hicieron su base de refugio. Desde entonces, la isla ha mantenido su autonomía e independencia, lo que le ha permitido lograr un progreso económico sobresaliente y un sistema democrático saludable, en contraste con China continental.

“Beijing no puede ganarse los corazones y las mentes de los taiwaneses”, dijo Michael Cole, investigador principal con sede en Taipei en el Global Taiwan Institute en Washington, según reportó Fox News.

Por eso, según Cole, el PCCh ha optado por desarrollar una estrategia “punitiva”: mayor coerción militar, esfuerzos para aislar a Taiwán internacionalmente y varios intentos de socavar la efectividad de las instituciones democráticas de la isla. Lo cual por su lado le trajo problemas con los Estados Unidos, quien bajo la presidencia de Trump, optó por defender la autonomía y libertad democrática de Taiwán por sobre los atropellos del PCCh.

Después de que las autoridades del PCCh impusieran la nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong en junio de este año, muchos activistas y políticos de la oposición huyeron a Taiwán, lo que ejerció aún más presión sobre la isla desde Beijing. 

Taiwán es declarada como “zona autónoma especial”, lo que implica que el PCCh tendría que “usar la fuerza militar para dominar a Taiwán”.

Al escuchar las palabras del líder comunista Xi Jinping durante su discurso a líderes militares, resulta imposible no imaginarse una lamentable situación de enfrentamientos reales en Taiwán o algún otro país vecino del régimen comunista chino.

Andrés Vacca – BLes.com