Redacción BLes – Esta semana estará en Taiwán, uno de los cinco miembros de la Comisión Federal de Comunicaciones de EE. UU. (FCC, por sus siglas en inglés), Brendan Carr, para brindar apoyo y discutir con el gobierno local temas relacionados con la ciberseguridad, las telecomunicaciones y el 5G. 

Además, se espera que su visita desarrolle más las relaciones entre ambos países democráticos. “Cualquier cosa que podamos hacer como estadounidenses para mostrar apoyo y que somos aliados de Taiwán -ya sean cosas grandes o, en mi caso, una cosa muy pequeña- todo importa para el cálculo de China”, informó Reuters el 2 de noviembre.

Carr, tiene previsto reunirse con funcionarios de la Comisión Nacional de Comunicaciones y el Ministerio de Asuntos Exteriores de la isla. También, visitará la ciudad de Hsinchu, dónde se encuentra la sede del mayor fabricante de semiconductores del mundo, TSMC. 

El FCC es la agencia federal estadounidense, responsable de la regulación interestatal e internacional de las comunicaciones por cable, radio, TV y satélite.

Esta es la segunda vez que un funcionario estadounidense, de alto rango, hace tal tipo de visita, y la primera de un comisionado del FCC, a pesar de las intimidaciones del Partido Comunista Chino (PCCh), que amenaza con tomar a la fuerza el país autogobernado. 

Carr, es muy crítico de la influencia del PCCh en el uso de la tecnología para afectar los intereses de su país, y en junio de este año, apuntó contra la app de videos virales cortos TikTok, de propiedad china, acusada de usar los datos personales de sus usuarios estadounidenses para realizar espionaje.  

“TikTok no es una aplicación de vídeo más. Es la piel de cordero. Recoge franjas de datos sensibles a los que, según nuevos informes, se accede en Beijing. He pedido a Apple y Google que eliminen TikTok de sus tiendas de aplicaciones por su patrón de recolección oculta de datos”.

De acuerdo a un informe de Axios, el comisionado cree que el gobierno de EE. UU. debería prohibir nuevamente TikTok.

“No creo que haya un camino a seguir, que no sea la prohibición”, dijo Carr, haciendo referencia a los recientes informes sobre la amenaza de espionaje extranjero que representa la app china para los datos personales de estadounidenses.

Recordemos que TikTok es propiedad del gigante tecnológico ByteDance, con sede en Beijing. Y en China, la ley del PCCh puede demandar a las empresas cualquier tipo de información que crean necesaria. 

Aunque la FCC no puede regular directamente a TikTok, el Congreso estadounidense está actualmente en negociaciones con el CFIUS, un comité interinstitucional que lleva a cabo revisiones de seguridad nacional de los acuerdos de empresas extranjeras. 

A su vez, el CFIUS se encuentra en negociaciones con la app china, para determinar si esta puede cambiar su sede a EE. UU., o sea pasar a manos de una empresa radicada en el país, y seguir las leyes locales.

La visita de funcionarios estadounidenses a Taiwán enfurece al PCCh

A principios de agosto de este año, la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU. provocó un gran enfado por parte del régimen chino, quien declaró que tales visitas eran una provocación y una intromisión en los asuntos internos de China y un apoyo a los separatistas taiwaneses.

La Sra. Pelosi, se convirtió en la funcionaria estadounidense de mayor rango en 25 años en visitar la isla autogobernada. Esto provocó la reacción del Ejército Popular de Liberación (EPL), de China, el cual lanzó ejercicios militares con fuego real alrededor de la isla.

La postura de Xi Jinping sobre Taiwán

Luego del XX Congreso del Partido, Xi Jinping resaltó la importancia de Taiwán para el rejuvenecimiento de la China comunista, y pretende una reunificación pacífica, aunque no descarta bajo ninguna circunstancia el “uso de la fuerza”.

La culminación del Congreso remodeló su cúpula militar, promoviendo nuevos comandantes, más jóvenes y con mayor conocimiento de la situación del Estrecho de Taiwán, indicando que ese será su enfoque en los próximos años.

El PCCh desea anexar Taiwán al continente chino, pero el régimen chino nunca gobernó la isla. Beijing ofrece un modelo de autonomía de “un país, dos sistemas”, similar al empleado en Hong Kong, pero los principales partidos políticos taiwaneses han rechazado esa propuesta.

Los taiwaneses son conscientes de los trágicos hechos ocurridos en Hong Kong en los últimos años, el cual sufrió severas represiones a sus habitantes tras las reformas a su sistema legal y administrativo.

En los 90 ́ el Reino Unido acordó ceder el control de la isla al PCCh, con la condición de que se respetará su autonomía de gobierno, de allí la frase “un país, dos sistemas”, pero, el régimen chino, en su afán de control absoluto, implementó una serie de nuevas leyes que afectaron negativamente a los hongkoneses.

Taiwán derriba drone chino

Entre agosto y septiembre de este año, alrededor de 30 drones entraron al espacio aéreo taiwanés, sobrevolando dos pequeñas islas cercanas a la costa de China continental.

El 1 de septiembre, militares taiwaneses derribaron un dron sobre Shiyu, un minúsculo islote que forma parte del condado taiwanés de Kinmen, justo al lado de la costa de Xiamen, ciudad portuaria y punto turístico de China.

El primer ministro taiwanés, Su Tseng-chang, defendió el derribo al día siguiente, diciendo que era “apropiado” tras las repetidas advertencias: “No tuvimos más remedio que ejercer la autodefensa y disparar”.

Aunque estos aviones no tripulados son civiles, algunos analistas creen que podrían ser utilizados con fines de inteligencia o como una forma de provocación y coerción, lo que los analistas llaman tácticas de “zona gris”.

Jie Zhong, analista de la Fundación de Investigación de Política Nacional de Taiwán, comentó:

“China está utilizando este acoso para aumentar la presión sobre nosotros y luego escalar deliberadamente algunas tensiones en torno a Taiwán”. “Que sea un dron civil no significa que no tenga nada que ver con fines militares”.

El PCCh emplea esta táctica para obligar a Taiwán a someterse evitando la guerra. Los métodos van desde el vuelo de aviones de combate sobre la línea central del estrecho de Taiwán, ejercicios militares cerca de la isla y ciberataques a organismos civiles como el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán.

El gobierno de EE. UU. mostró su apoyo al gobierno taiwanés, el 31 de agosto, John Kirby, coordinador del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., declaró estar al tanto de los informes de drones chinos que volaban sobre la isla, y que EE. UU nunca aceptaría cualquier “nueva normalidad” que el PCCh pretenda establecer a través del Estrecho de Taiwán. 

Además, EE. UU., anunció el 2 de septiembre la venta de un paquete de armas a Taiwán por el valor de USD 1.100 millones, que incluye 60 misiles antibuque y 100 misiles aire-aire para repeler posibles intentos de invasión por parte del PCCh.

Pablo Nutting Rodriguez – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.