Abra y cierre los ojos un par de veces. El pestañeo no le llevará más de unos segundos. En ese corto periodo de tiempo pueden pasar muchas cosas, como quedó demostrado hace unos días en un supermercado de Durban, Sudáfrica, donde las cámaras de seguridad del establecimiento grabaron el momento en el que un guardia de seguridad aprovechó el despiste de una mujer para secuestrar al nieto que iba con ella.

Los hechos se desencadenaron cuando la mujer se giró unos segundos para hablar con un dependiente. El pequeño, de 2 años, la esperaba sentado en el carrito de la compra, tras ella. En ese momento, un hombre aparece y agarra por los brazos al niño, lo saca del carrito y se lo lleva. Fue visto y no visto. La sorpresa y el desconcierto se apoderaron de la mujer, de 57 años, cuando esta se da la vuelta. Tras unos minutos en shock, reacciona, corre al exterior y recupera al pequeño.

Finalmente, según publica Daily Mail, denunció los hechos a la Policía, que, tras echar un vistazo a las cámaras de seguridad, localizó al secuestrador: se trataba de uno de los trabajadores de seguridad del establecimiento. El hombre fue detenido.

videoinfo__video2.bles.com||a019f76bc__

Ad will display in 09 seconds

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds