Redacción BLes – Personas damnificadas luego de inocularse la vacuna contra el virus PCCh (COVID-19) que ahora sufren de coágulos de sangre, están exigiendo una compensación del gobierno de los Estados Unidos, ya que los fabricantes ya han recibido inmunidad frente a cualquier responsabilidad, según informó Bloomberg.

Uno de los casos es el de la estudiante del último año de secundaria, Emma Burkey, quien recibió su vacuna contra el coronavirus Johnson & Johnson el pasado 20 de marzo, y en dos semanas terminó en coma inducido luego de convulsiones y coagulación sanguínea en su cerebro.

Ahora, mientras se recupera lentamente en un centro de rehabilitación, su familia pide ayuda para afrontar los enormes gastos médicos como consecuencia de la reacción a la vacuna, por lo que han abierto una cuenta en la plataforma de recaudaciones online GoFundMe.

La familia considera que su condición está relacionada con la vacuna, sin embargo la compañía o los reguladores de salud de EE. UU., no se están haciendo cargo. 

La familia de Burkey no puede esperar que J&J cubra los costos médicos que su seguro no cubre porque una ley de 2005, que se extendió el año pasado para incluir la pandemia de Covid-19, protege a los fabricantes y proveedores de atención médica de la responsabilidad estatal y federal en casos de emergencias de salud pública y bioterrorismo. 

Muchos países han ajustado su legislación para proteger los ensayos experimentales y a la industria de la Big Pharma. 

Mientras en algunos países el damnificado queda completamente a la deriva y sin ayuda, en el caso de EE. UU., el gobierno prometió una compensación por las reacciones adversas a los tratamientos y vacunas contra el coronavirus, sin embargo hasta ahora no se ha compensado ningún caso por vacunas o tratamientos de Covid.

Según la Administración de recursos y servicios de salud (HSRA), la razón detrás de esto es que no han recibido la información y los documentos médicos requeridos, reportó Bloomberg.

Le recomendamos: El día que Putin ENFRENTÓ a los medios PROGRESISTAS que enarbolaban a Greta Thunberg

Ad will display in 09 seconds

Solo alrededor de una cuarta parte de las 445 reacciones relacionadas con Covid informadas para pedir la compensación del gobierno, son consecuencia de vacunas, mientras que más de la mitad fueron de varios tratamientos, según la HRSA. 

El Programa de Compensación por Lesiones de Contramedidas, el cual está dirigido por una oficina desconocida dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., es el que debería cubrir los costos médicos y los salarios perdidos no pagados por el seguro. 

Por su parte, el Centro de Control de enfermedades (CDC) informó en un comunicado que actualmente no hay muertes confirmadas relacionadas con la vacuna y que los informes de reacciones alérgicas están en línea con los de las vacunas para otras afecciones, mientras que los reguladores estadounidenses dijeron que la vacuna es “segura y eficaz” , y continúan investigando si existe un vínculo entre la vacuna y el raro síndrome del coágulo sanguíneo.

Sin embargo, estas afirmaciones no condicen con los registros del VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System), el Sistema de notificación de eventos adversos de las vacunas es un programa de los Estados Unidos para la seguridad de las vacunas.

Todos los viernes, VAERS hace público los informes de lesiones por vacunas recibidos por el sistema a partir del viernes de la semana anterior.

El Centro Nacional de Información sobre Vacunas recoge los reportes de VAERS y hasta la hora de la publicación de este informe, el número de muertes y lesiones notificadas asciende a 118.902 casos. Puede entrar usted mismo a este link y verificarlo, además aquí se detalla cada caso y la complicación que sufrió la persona luego de la vacuna.

https://www.medalerts.org/vaersdb/findfield.php?TABLE=ON&GROUP1=CAT&EVENTS=ON&VAX=COVID19

Pfizer también se encuentra en el ojo de la tormenta por un documento revelado recientemente que establece un protocolo de seguridad para el periodo de prueba de la vacuna contra el coronavirus, y en en uno de sus enunciados indica que las personas vacunadas podrían causar ‘acontecimientos adversos graves’ a personas no vacunadas simplemente por respirar cerca o por tocarlas.

Pero no es solo Pfizer despierta suspicacias, sino que las vacunas contra el coronavirus están enfrentando cierta desconfianza por parte de la población en general.

Una reciente encuesta de la consultora Gallup reveló que alrededor de 1.300 millones de personas en todo el mundo aseguraron que no están dispuestos a colocarse una vacuna contra el virus PCCh, incluso si la misma estuviera disponible sin costo.

Celeste Caminos – BLes.com