Estos pájaros odian el color naranja y han aprendido que pueden recibir un chorro de agua, así que basta con tenerlas sobre la mesa.

Quién haya estado en Venecia sabe que allí están, además de los canales, la plaza de San Marcos y otros atractivos, sus gaviotas, unas aves depredadoras muy agresivas y poco temerosas, que no dudan en incomodar a los turistas para robarles comida. 

Las ‘magoghe’, en dialecto veneciano, son muy intrusivas y molestan tanto al turismo que algunos hoteles de Venecia que tienen terraza para comer, como al que se sienta en las mesas al aire libre frente al Gran Canal. 

Para evitar esto algunos locales y hoteles están dando a los turistas unas pistolas de agua de color naranja para espantar y mantener alejados a los pájaros. 

Las inofensivas armas son de color naranja, porque “cuando las ven, escapan”,  explica Paolo Lorenzoni, director del Gritti, hotel histórico en el centro de Venecia a la publicación ANSA. 

“Lo intentamos de todas las formas, con un búho falso que giraba, pero las palomas se subieron en su cabeza. El cetrero tiene un costo y llamarlo todos los días se vuelve excesivo. Entonces de una consulta con un experto salió que a estos animales no les gusta el color naranja, les molesta”, explica el hostelero. 

“Quiero aclarar que las pistolas de agua no dañan a los animales, porque es suficiente mantenerlas a la vista”, aclara el hostelero. 

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.