Redacción BLesEl famoso futbolista inglés David Beckham fue duramente criticado por haber aceptado un trato millonario con las autoridades de Qatar para ser la cara pública de la Copa del Mundo en 2022 en el país donde Amnistía Internacional asegura que se cometen graves abusos contra las mujeres, y los trabajadores inmigrantes.

Según Daily Mail, Beckham firmó un trato con el gobierno de Qatar de más de 200 millones de dólares para ser la cara visible de la Copa del Mundo de fútbol del año que viene.

Parte del trato también incluye ser el ‘embajador del país’ y promover el turismo.

David Beckham, excapitán de la selección nacional de Inglaterra cuenta con 69 millones de seguidores en Instagram y de quien se dice está valuado en casi 500 millones de dólares, publica su glamorosa vida en las redes sociales.

Pero sus fans notaron que a pesar de los reiterados viajes a Qatar y del millonario trato que hizo para promover el mundial de fútbol, no publicó ninguna foto y tampoco lo anunció.

El pasado 4 de octubre voló en su jet privado hacia la capital de Qatar, Doha, donde los medios y residentes locales enloquecieron con su presencia y publicaron videos y fotos de su visita, que incluyó una cena en un restaurante de lujo y fotos utilizando el subterráneo.

Aunque Beckham no negó ni confirmó que haya firmado un contrato con Qatar por el mundial de fútbol, sus seguidores inmediatamente usaron las redes sociales para criticar al futbolista.

“Siempre he pensado que David Beckham es un tipo muy decente, pero aquí vendió su alma”, comentó un usuario.

Un usuario de Twitter escribió: “¿Seguro que ser la imagen del Mundial de Qatar y embajador de UNICEF no es un conflicto de intereses?”.

“Supongo que tus principios se van por la ventana cuando hay grandes cantidades de dinero de por medio”, agregó.

Los comentarios parecen hacer referencia a los abusos cometidos por el gobierno de Qatar que es acusado de encarcelar a los homosexuales, maltratar a las mujeres y a considerar a los trabajadores inmigrantes como ciudadanos de segunda clase.

David Beckham se ha declarado como ‘feminista’ y en ocasiones se ha fotografiado con la remera del ‘orgullo gay’.

Sacha Deshmukh, director general de Amnistía Internacional Reino Unido, ha declarado: “No es de extrañar que David Beckham quiera participar en un acontecimiento futbolístico tan importante, pero le instamos a que se informe sobre la situación de los derechos humanos en Qatar, que es muy preocupante, y a que esté dispuesto a hablar de ello”.

“El historial de derechos humanos de Qatar es preocupante, desde el prolongado maltrato a los trabajadores inmigrantes hasta las restricciones a la libertad de expresión y la criminalización de las relaciones entre personas del mismo sexo”, agregó Sacha.

“David Beckham debería utilizar su perfil mundial único para mantener la atención del mundo en las cuestiones de derechos humanos que rodean a los partidos, y no sólo el juego en el campo”, sentenció el vocero de Amnistía.

En Qatar por parecer homosexual la gente puede recibir hasta tres años de prisión. Además, hay reportes de que muchos trabajadores que migran de otros países han muerto construyendo los estadios por las pobres condiciones de trabajo y el calor extremo.

Silencio cómplice

Ante las críticas en las redes, un vocero del futbolista dijo: “David ha visitado Qatar con regularidad durante más de una década y … ha visto la pasión por el fútbol en el país y el compromiso a largo plazo que se ha hecho para acoger la Copa Mundial y ofrecer un legado duradero para la región”.

“[Beckham] siempre ha hablado del poder del fútbol como una fuerza para el bien en muchos niveles”, aseguró.

No obstante, Beckham se negó a responder a las preguntas sobre la persecución de los homosexuales y el maltrato a las mujeres y a los trabajadores inmigrantes.

No es la primera vez que una organización como FIFA que moviliza cientos de millones de dólares en el negocio del fútbol es objeto de crítica por realizar eventos deportivos masivos en países donde los gobiernos están acusados de violar los derechos humanos.

El año que viene, el Comité Olímpico Internacional realizará, una vez más, los juegos olímpicos en China, donde el régimen comunista persigue, tortura y asesina a la gente por sus creencias.

A pesar de la abundante evidencia documentada sobre la persecución religiosa del Partido Comunista Chino, representantes del COI declararon que no llamaran la atención al PCCh por sus abusos, argumentando que ‘enfrentarse a una nación soberana en materia de derechos humanos no es competencia del Comité’.

Como muchos analistas señalaron, realizar eventos deportivos masivos en estos países, termina siendo utilizado por sus respectivos regímenes para validar su imagen y realzar su reputación y en tal caso, el mundo es hecho cómplice por lo que aquellos que son conscientes del sufrimiento de la gente en esos países, han pedido boicotear los Juegos Olímpicos.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.