Redacción BLesEl cardenal italiano Giovanni Angelo Becciu, uno de los potenciales sucesores del Papa Francisco, será juzgado junto con otras 9 personas por posible malversación de fondos y otros delitos contra la cartera de bienes del Vaticano, incluidas las donaciones de numerosos fieles.

Tras una investigación de dos años se evidenció una red de escándalos contenida en 500 páginas con las acusaciones y 30.000 páginas de documentos de soporte del caso, que los abogados defensores dicen que no alcanzarán a estudiar, de acuerdo con Fox News del 27 de julio. 

Según los fiscales: Los principales acusados son “actores de un podrido sistema depredador y lucrativo, a veces posible gracias a una limitada, pero muy incisiva, complicidad y connivencia interna”, destacó TRTWorld. 

Becci, de 73 años, tras ser uno de los asesores más influyentes del Papa también resultó involucrado en enredos con su “sobrina”, unas monjas secuestradas y propiedades inmobiliarias por valor de 490 millones de dólares en Chelsea, Londres, Inglaterra, publica The Times. 

También se le acusa de presionar a un monseñor para que se retractara de la información que dio a los fiscales, sobre la gestión de las polémicas inversión inmobiliaria del Vaticano en Londres.

Entre los acusados se encuentra también Cecilia Marogna, una consultora de seguridad externa. Supuestamente malversó 800.000 dólares destinados como rescate para secuestradores de rehenes católicos en el extranjero. 

En su defensa Marogna argumentó que los dineros que tomó eran el reembolso de sus gastos relacionados con la inteligencia y que el resto del dinero era su compensación.

Otros de los implicados son un abogado suizo antiguo jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera del Vaticano, René Bruelhart y el agente de inversiones italiano Gianluca Torzi, que los magistrados italianos quieren extraditar desde Inglaterra por otros cargos, de acuerdo con RT

Le recomendamos: ¿Ciberpandemia? PLANES PERVERSOS de los globalistas del Foro Económico Mundial

Ad will display in 09 seconds

Las pérdidas de la Santa Sede ascenderían a decenas de millones de dólares en fondos donados, causadas por malas inversiones, tratos con administradores de dinero sospechosos y supuestos favores a amigos y familiares.

Ante la magnitud del escándalo Becciu fue destituido bajo la sospecha de nepotismo y malversación de fondos, como jefe de personal del Papa Francisco.

El Estado de la Ciudad del Vaticano, tiene su propio sistema de justicia e incluso una cárcel. Los cardenales y obispos radicados en el Vaticano pueden ser procesados y juzgados por el tribunal penal laico de la Santa Sede, antes solo podían ser juzgados por sus pares, conformando un tribunal de tres cardenales.

En este caso, actuará como juez que preside el proceso un fiscal jefe jubilado de Roma que en sus inicios se ocupó de la mafia y de los delitos económicos en Sicilia, Giuseppe Pignatone. 

El juicio contra Becciu y los demás acusados será el mayor juicio penal de la historia moderna del Vaticano, y se celebra en una gran sala de los Museos Vaticanos.

Por su parte, el periodista italiano, Cesare Sacchetti, informa: “El dinero utilizado para hacer apuestas financieras de alto riesgo salió de la cuenta bancaria de Bergoglio [el Papa]”, a quien atribuye responsabilidad por supuesta “negligencia en la supervisión de Becciu y los demás cardenales”.

En este contexto, BBC comenta: “El riesgo para el Papa, y la Iglesia, es que este juicio abra la posible mala gestión de las finanzas de la Santa Sede a un mayor escrutinio público”.

José Hermosa – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.