Amparándose en una ley antiterrorismo de 1988 que nunca había sido utilizada, Justin Trudeau ordenó suspender las cuentas bancarias de los camioneros que protestan contra el pase sanitario y habilita su persecución como si fueran terroristas.

Sin pasar por el Parlamento como requiere la Constitución, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, invocó este lunes por la noche la Ley de Emergencia Antiterrorista en un esfuerzo por reprimir a los camioneros y demás manifestantes que protestan contra el pase sanitario en Ottawa.

Esta ley permite identificar “amenazas terroristas internas” y le otorga superpoderes al Poder Ejecutivo para enfrentarlas. Amparado por esta ley, Trudeau anunció que la Policía empezará a multar y/o arrestar a las personas que participen del “Freedom Convoy”, además de congelar e incautar sus cuentas bancarias.

Esto lo hacemos para mantener seguros a los canadienses, proteger los trabajos de las personas sin riesgo a su salud y restaurar la confianza en nuestras instituciones”, dijo Trudeau.

Para esto último, la viceprimer ministra, Chrystia Freeland, aseguró que la policía empezará a anotar las patentes de los camiones que estén participando de la protesta, y utilizando bases de datos del Estado, se identificará la cuenta bancaria del dueño del vehículo y ésta será cerrada, además de que el dinero será expropiado.

También se buscará acceder a las billeteras virtuales de las personas para congelar activos en criptomonedas como el Bitcoin, una importante vía de financiación que consiguieron en la última semana los camioneros.

Todas las cuentas, incluso en criptos, estarán sujetas a la aplicación de las reglas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo”, dijo Freeland.

El anuncio de Trudeau marca la primera vez en la historia que se emplea dicha ley, sancionada en 1988, la cual el mismo Partido Liberal evitó implementar incluso en la cúspide de la guerra contra el terrorismo entre 2001 y 2003, cuando la oposición pedía que se aplique pero los primeros ministros izquierdistas Jean Chrétien y luego Paul Martin rechazaron.

“Después de discutir con el gabinete y el Partido, luego de consultar con los primeros ministros de todas las provincias y territorios, el gobierno federal invocó la ley de emergencias por primera vez en la historia para apoyar la capacidad provincial de abordaje a los bloqueos y las ocupaciones”, anunció Trudeau en una conferencia de prensa este lunes por la noche.

Según el mandatario, las protestas contra el pase sanitario en la capital son una “ocupación ilegal de territorio“, y ha ordenado a Gendarmería que reprima al convoy, algo que probablemente suceda el fin de semana que viene, cuando las protestas suelen tomar más fuerza.

Los camioneros, que llevan ya tres semanas de protestas y piden que se elimine el mandato de vacunación para los trabajadores del transporte, que firmó Trudeau el pasado 26 de enero y dejaría a casi 20.000 camioneros desempleados, iniciaron esta semana una serie de bloqueos a los pasos fronterizos entre Estados Unidos y Canadá.

Para esto contaron con el apoyo de camioneros estadounidenses, y por eso Trudeau y Joe Biden coordinaron acciones de represión conjuntas, y enviarán en estos días vehículos para remolcar los camiones de los puentes, con o sin los conductores adentro, quienes insisten que no se bajarán de sus vehículos hasta que se elimine el pase sanitario a nivel federal.

Hasta ahora, el “Freedom Convoy” ha logrado que los gobiernos provinciales de Quebec, Ontario y Alberta den marcha atrás con sus restricciones sanitarias, pero no obtuvieron respuesta del gobierno federal, que insiste con dejar en la calle al aproximadamente 20% de los camioneros que no han querido vacunarse hasta la fecha.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.