Redacción BLes– Un organismo gubernamental del norte de Virginia censuró enérgicamente a un régimen extranjero por la alegada carnicería de seres humanos y la venta de sus órganos a ciudadanos estadounidenses y a personas de todo el mundo.

La Junta de Supervisores del Condado de Culpeper, Virginia, EE. UU., apoyó por unanimidad una nueva resolución que condena completamente las prácticas de extracción forzada de órganos del Partido Comunista Chino (PCCh). Los seguidores pacíficos de la meditación Falun Gong (también conocido cómo Falun Dafa) representan sin duda el mayor grupo afectado, con una cifra estimada de entre 70 y 100 millones de personas que la practican sólo en la China continental.

“Condenamos, en los términos más enérgicos posibles, la persecución de Falun Gong y la extracción de órganos de prisioneros de conciencia patrocinada por el Estado que actualmente lleva a cabo el régimen comunista chino”, dice el texto de la resolución.

La junta directiva dará prioridad a informar a los residentes sobre las posibles consecuencias de viajar a China continental para un trasplante de órganos, especialmente en los casos en que el donante de órganos que no lo desea muera a causa del procedimiento.

“Los residentes y la comunidad médica que prestan servicios a Culpeper y a la región inmediata deben ser informados de los riesgos de viajar a China para recibir un trasplante de órganos”, dice el texto. “[Nuestro objetivo es] ayudar a evitar que los ciudadanos locales se conviertan en cómplices de la extracción forzada de órganos de prisioneros de conciencia patrocinada por el Estado”.

La Junta de Supervisores prometió distribuir copias de la resolución al gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, a la Asamblea General de Virginia, al Departamento de Salud de Virginia y a la delegación del Estado del Viejo Dominio en el Congreso.

El condado también pondrá el asunto en conocimiento de los senadores estadounidenses Tim Kaine y Mark Warner. Tim Kaine y Mark Warner (ambos demócratas de Virginia).

“Instamos al gobierno de EE.UU. a que investigue a fondo las prácticas de trasplante de órganos en China, y a que tome todas las medidas razonables para poner fin a la práctica de la extracción no consentida de órganos de los practicantes de Falun Gong”, dice la resolución.

La junta espera que estas medidas también ayuden a “educar” a los residentes de Culpeper y a la comunidad médica, tras los “recientes informes sobre la extracción de órganos de presos de conciencia patrocinada por el Estado”.

Tiny Tang, residente en el norte de Virginia y ciudadana estadounidense, creció en la China continental. Citó una investigación canadiense independiente que demuestra que el Partido Comunista Chino (PCCh) dirige un “sistema de trasplante de órganos a escala industrial, dirigido por el Estado, controlado a través de políticas y financiación nacionales, y que implica tanto al sistema sanitario militar como al civil”.

Ma Chunmei, superviviente de la persecución, pasó cuatro años en la cárcel por negarse a dejar de hacer ejercicios de meditación de pie y sentada. Alegó que la torturaron y la obligaron a coser chaquetas hasta 18 horas al día simplemente por comportarse de forma honesta, amable y paciente en la vida cotidiana.

“Tuvo la suerte de escapar de China con vida. Más de 20 de sus compañeras fueron torturadas hasta la muerte”, dijo Tang, según el Culpeper-Star Exponent.

El supervisor de Cedar Mountain, Jack Frazier, que patrocinó la presentación, espera que la resolución sea “muy valiosa” y ayude a concienciar sobre esta tragedia de los derechos humanos.

El administrador del condado de Culpeper, John Egertson, elogió a Falun Gong como una “buena organización” que, por desgracia, sigue siendo objeto de la “terrible práctica [de extracción de órganos] del PCCh”.

Richard Szabo – BLes.com