Redacción BLesEn una entrevista exclusiva con Breitbart, el CEO de una firma de privacidad de datos predijo un futuro sombrío para la humanidad si se llegan a instalar globalmente los supuestos pasaportes sanitarios que provocarán que la información personal de la gente esté disponible desde una búsqueda de Google.

Rob Shavell, cofundador y director general de la empresa de privacidad online Abine, que gestiona el servicio de depuración de datos DeleteMe, dijo que es un error que funcionarios como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hagan “declaraciones generales” de que los pasaportes sanitarios “respetarán la protección de datos, la seguridad [y] la privacidad”.

“Una y otra vez los gobiernos dicen que prestan un servicio de datos a sus ciudadanos y afirman que estarán protegidos, pero lo que vemos es que esta información termina en perfiles de datos disponibles en las búsquedas de Google”, dijo Shavel.

Según el experto en seguridad, todas las iniciativas ya sea de la Unión Europea o de empresas de aerolíneas de instalar un pasaporte sanitario, específicamente refiriéndose a si una persona está vacunada contra el virus PCCh, son vulnerables debido a la complejidad de lo que implica que los datos personales van de la base de datos de un país a otro.

Le recomendamos:

“Los sistemas que tenemos son demasiado complicados y una vez que esos datos se digitalizan y salen al exterior y se replican en la base de datos del país al que se viaja, con su propio conjunto de protocolos de privacidad, estamos ante un universo en expansión” de datos que no se pueden mantener seguros, explicó el director general de DeleteMe.

Una vez que estos datos están disponibles, los gobiernos, empresas y quien sea que acceda a ellos, podrán clasificarnos como vacunados o no vacunados y ejercer un tipo de discriminación.

Shavel dijo que eventualmente todos nuestros datos estarán centralizados y disponibles para cualquiera que quiera pagar unos dólares para bajarla.

Dijo que la discriminación algorítmica podría ir ser desde que un empleador no quiera contratarte, a que una aseguradora de servicios no quiera asegurarte, hasta dar prioridades económicas a determinados grupos.

Si los gobiernos realmente están preocupados por la seguridad de la gente, una de las propuestas de Shovel es que las instituciones médicas entreguen una pegatina a las personas para mostrar a las autoridades en un viaje y no usar estos métodos invasivos, que finalmente terminan siendo autoritarios y violan la privacidad de la gente innecesariamente.

Pero algunos gobiernos, como el del Reino Unido, han manifestado su intención de usar los pasaportes sanitarios para permitir o prohibir a la gente ir al supermercado a hacer compras, una clara indicación de que desean forzar a todos a vacunarse para poder vivir normalmente.

“Lo que encontramos es que cada vez más datos que supuestamente están destinados a un área específica, incluso en el gobierno, se están filtrando en los perfiles de los comerciantes de datos porque los están comprando, escarbando y averiguando cómo correlacionarlos. Cuantos más datos introducen en el perfil sobre nosotros, más valiosos son para ellos para venderlos”, afirmó Shavel.

Con casi 4000 muertes solo en Estados Unidos y Europa como resultado directo de las vacunas contra el virus PCCh, hay más que motivos suficientes para que la gente dude o directamente no quiera vacunarse.

Entonces, ¿por qué forzar a la gente contra su voluntad? ¿No es una clara indicación de autoritarismo?

Álvaro Colombres Garmendia– BLes.com