Redacción BLes – Han pasado casi tres décadas desde que Johan Huibers se inspiró para construir un arca. El holandés estaba leyendo a sus hijos el “Arca de Noé” como cuento para dormir cuando tuvo la brillante idea de construir un arca propia.

A su mujer no le convenció su propuesta cuando se lo contó. En cambio, bromeó diciendo que si la terminaba, su familia “se iría de vacaciones a la luna”. A pesar de sus bromas, Huibers siguió adelante con su idea, y su primera versión del arca se completó en 2006, según Bored Panda.

Según Euro News, la decisión de Huibers de crear el arca estuvo influenciada por una pesadilla que tuvo sobre enormes inundaciones en Holanda. Huibers afirma que empezó a soñar con las inundaciones cuando tenía 24 años. Fue entonces cuando decidió empezar a trabajar en un plan para crear su propia Arca. Comenzó con los esquemas de las estructuras basadas en el Antiguo Testamento. Sin embargo, Huibers estaba insatisfecho porque era “sólo la mitad del tamaño de la que aparece en la Biblia”, y estaba decidido a ir mucho más allá.

Johan Huibers comenzó a construir una versión de tamaño natural del Arca de Noé en 2008, con la ayuda de carpinteros aficionados. En 2012 se terminó y se abrió al público. La construcción del barco bíblico costó casi 1,6 millones de dólares. “No somos constructores de barcos profesionales”, admitió más tarde Huibers. “Muchas cosas aquí están un poco torcidas”.

Es difícil no asombrarse por el tamaño del barco y sus intrincados detalles. En el Arca se utilizan modelos de animales de madera, como gorilas, elefantes y rinocerontes, al igual que en la Biblia. La réplica a tamaño real del Arca de Noé fue en su día una popular atracción turística en Dordrecht, pero desde entonces se ha cerrado al público debido a una disputa entre Huibers y las autoridades municipales.

Le recomendamos: Elecciones EE.UU. “Una batalla entre el bien y el mal” | Carta del arzobispo Carlo Viganò a Trump

Ad will display in 09 seconds

En cualquier caso, el barco está muy bien diseñado. Se construyó con una estructura de acero y madera de cedro y pino americanos. El Arca tiene 75 pies de altura y el tamaño de una casa de cinco pisos. Las demás medidas son 95 pies de ancho por 410 de alto, con un peso de 2.500 toneladas. Además, el arca puede albergar a más de 5.000 personas a la vez, lo que es mucho más que una configuración de doble fila.

Huiber se planteó llevar el Arca a Río de Janeiro para los Juegos Olímpicos de 2016. Sin embargo, el plan no llegó a buen puerto. Luego tuvo la idea de navegarla hasta Israel, pero no pudo hacerlo debido a los incendios forestales en la región.

A pesar de ello, Huibers no ha perdido la esperanza de llevar su Arca a Israel. Necesitará remolcadores para llevar el arca a su destino porque no tiene motor, lo que significa que el viaje costaría 1,3 millones de dólares. Ahora está buscando donaciones para ayudarle a hacer realidad el viaje.

En el siguiente vídeo, conozca más sobre esta réplica a tamaño real del Arca de Noé.

Dawn Barlowe – BLes.com