Con su teléfono y décadas de experiencia en el mundo del espectáculo, el presidente de Ucrania ha vencido rotundamente a Putin en la guerra de propaganda.

La guerra en Ucrania ha puesto al mundo en una situación que no veía en más de una generación. La última vez que un Estado europeo le declaró la guerra a otro Estado europeo había sido en la Segunda Guerra Mundial. Rápidamente, se demostró que el mundo de las redes sociales y los medios de comunicación era otro importante frente de batalla en la invasión rusa.

Pero a diferencia de la batalla militar, donde a pesar de la heroica resistencia ucraniana, Rusia tiene un poderío superior y es solo cuestión de tiempo para que cante victoria, esta “guerra de información” o “guerra de propaganda” la está ganando por goleada el presidente de Ucrania, Volodimir Zelénski.

La ex estrella de televisión y comediante se ha transformado en una fuente de inspiración y tal vez el líder europeo más popular del momento, elevando la moral de su pueblo en el momento más oscuro de su historia moderna.

Fotos suyas vestido de soldado (que no son de ahora si no de hace 8 meses) coparon las redes sociales, el video de la traductora alemana quebrándose en vivo mientras repite las palabras de Zelénski se viraliza en cuestión de minutos, sus videos hablando en las calles de Kiev después de una noche de combates son traducidos a todos los idiomas imaginables.

Zelénski no es nuevo en esto. Su experiencia en el mundo del espectáculo fue su principal herramienta en la campaña del 2019, donde le ganó al entonces presidente Petro Poroshenko por una diferencia de más de 40 puntos, y se nota que continúa con la misma estrategia en este nuevo desafío.

El líder ucraniano sabe cómo apelar a la pasiónempatía y demás emocioes de su audiencia, y ha calibrado una de las mejores, si no tal vez la mejor, campaña de propaganda de guerra de la historia. No hay un solo foro de internet que no comparta sus palabras, o que no divulgue un meme sobre él.

En la guerra de propaganda con Putin, un maestro del espionaje y de la manipulación de la información, Zelénski y su teléfono con cámara han resultado ganadores.

Su negativa a huir de Kiev ha pulido su leyenda. Según los rumores, que no tienen otra fuente que algún posteo en internet, le dijo a Joe Biden que necesitaba “municiones, no un viaje a Polonia” cuando el presidente de los Estados Unidos le sugirió que debería escaparse a Varsovia.

Pero la propaganda ucraniana no se detiene con Zelénski. Los medios no han tardado en publicar noticias falsas de un supuesto héroe del combate aéreo, el “Fantasma de Kiev”, que supuestamente abatió decenas de cazas rusos en los primeros días de la invasión. Este sujeto no existe, pero en cualquier foro o medio, desde Estados Unidos hasta Argentina, alguna publicación sobre este mítico personaje inventado por trolls en Twitter aparece.

Lo mismo ocurre con los videos de supuestos tanques rusos destruidos y abandonados en las calles de Kiev. La situación descrita puede ser real, pero el 90% de los videos que se han viralizado en los últimos días no lo son.

Analizando los videos mencionados, que no compartiremos para no contribuir a esta red de noticias falsas, se ven por ejemplo tanques rusos que fallaron en un ejercicio militar en 2018, o algún combate viejo en las calles de Crimea o el Donbás, sin relación a los enfrentamientos de estos últimos 4 días.

Incluso clips del videojuego de guerra “ARMA 3″ han sido mostrados en noticieros de Argentina, México y España como imágenes reales del conflicto en Ucrania.

También se especula con que Magomed Tushaev, subcomandante del Ejército checheno, una de las repúblicas rusas más famosas por su brutalidad en el combate, fue abatido por tropas ucranianas en el segundo día de combate.

La fuente de esta información es supuestamente las propias Fuerzas Armadas de Ucrania, pero la realidad es que no hay un solo comunicado oficial que lo corrobore.

Pudimos rastrear la primera publicación de esto en redes sociales a la cuenta @ArmedForcesUkr, que si bien puede parecer la cuenta del Ejército ucraniano, la propia biografía aclara que es una “página no oficial”.

Es posible que Tushaev haya fallecido en los combates, pero no hay ninguna confirmación oficial sobre ello y es extraño que la muerte de un comandante tan importante no haya sido reportada. Por lo pronto, parece ser parte de la guerra de propaganda que Ucrania está ejerciendo para subir la moral de sus soldados, y derribar la de los rusos.

Lo que no hemos encontrado hasta el momento son videos reales del combate “cuadra por cuadra” en las calles de Kiev, que según reportes tanto del Ministerio de Defensa de Rusia como de Ucrania, vienen pasando en las noches del viernes y del sábado. Resulta extraño que videos de tanques rusos destruidos haya en todas las versiones y ángulos posibles, pero no haya ni un solo clip de fuerzas de defensa ucranianas disparando en las calles de Kiev.

Todo esto indica una fuerte intencionalidad en qué sale en las redes sociales y los medios de comunicación y qué no. Imágenes de brutales combates en las calles no apoyarían la imagen que Zelénski está tratando de evocar sobre Ucrania.

Por su parte Putin ha estado haciendo un terrible trabajo informativo. El único video que logró viralizar desde que comenzó la guerra fue un clip de la Embajada rusa en España, de una mujer con expresiones desagradables, sobre un fondo negro, explicando sin mostrar evidencia las “atrocidades” que Ucrania cometió contra los rusos en los últimos años y que por eso el Kremlin decidió invadir.

El video, que hace recordar a muchos al tipo de contenido que suele sacar el gobierno kirchnerista en Argentina o el gobierno del PSOE/Podemos en España, se viralizó más por lo mal editado que está, y la poca empatía que genera un discurso condescendiente que no convence a nadie.

Las famosas “granjas de trolls rusos” han sido vencidas por una maquinaria de propaganda que coordina Zelénski con un presupuesto prácticamente nulo, divulgando noticias falsas mezcladas con un ápice de verdad: la fórmula perfecta que hace que un mensaje se viralice en el siglo que vivimos.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.