La decisión de Estados Unidos rompe el “principio de igualdad” que debe regir entre las dos administraciones que se reparten la isla de Chipre, alegó el gobierno turco.

“Condenamos enérgicamente la ampliación de la decisión tomada por Estados Unidos en septiembre de 2020, de levantar el embargo de armas hacia la Administración grecochipriota”, señaló un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía.

Para Turquía, la última decisión de Estados Unidos rompe el “principio de igualdad” que debe regir entre las dos administraciones que se reparten la isla de Chipre. Dicha decisión “reforzará la intransigencia del lado grecochipriota, que afecta de forma negativa a la resolución de los problemas, y llevará a una carrera armamentística en la isla, lo que perjudica la paz y la estabilidad en el Mediterráneo Oriental”, sentenció el Ministerio de Exteriores turco.

Esto “afectará negativamente a los esfuerzos para restablecer la cuestión de Chipre”, dijo el Ministerio. Para evitar un aumento de tensión, Turquía pide que Estados Unidos reconsidere la decisión e insta a la comunidad internacional para que reafirme el estatus internacional equitativo del pueblo turcochipriota.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de los turcochipriotas calificó de “inaceptable” la decisión de Washington, tomada “a expensas de la escalada de la tensión en la isla y en la región”. Por su parte, la nota de Ankara concluye alegando que, “como país garante, Turquía seguirá tomando las medidas necesarias para (garantizar) la existencia, la seguridad y la serenidad de los turcochipriotas, por todos los medios”.

Las reacciones de Ankara y del Ministerio la República Turca del Norte de Chipre, que sólo es reconocida por Turquía, se produjo después de que el Departamento de Estado estadounidense informara el viernes que Antony Blinken, secretario de Estado, había dado “luz verde” para levantar en el año fiscal 2023 las restricciones comerciales impuestas a la exportación de objetos relativos a sistemas de Defensa hacia Chipre.

A cambio, Washington ha reclamado reformas para combatir el lavado de capitales y otros delitos económicos, así como también la imposición de límites a la entrada de barcos rusos a la isla.

“Chipre ha cumplido con las condiciones necesarias bajo la legislación pertinente para permitir la aprobación de exportaciones y transferencias de artículos de defensa”, agregó el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price.

En diciembre de 2019, el Congreso de los Estados Unidos había votado a favor de levantar el embargo de armas para permitir que se exporte hardware militar “no letal” a Chipre. Ahora, Washington afirma que el país cumple las condiciones requeridas para la aprobación de exportaciones y transferencias de artículos de defensa.

El presidente chipriota, Nicos Anastasiades, ha manifestado en Twitter su “gran satisfacción” por esta decisión “histórica”, que “refleja la creciente relación estratégica entre los dos países, también en el ámbito de la seguridad”.

El embargo había sido impuesto por Washington en 1987 a fin de presionar para lograr la reunificación de la isla, dividida desde 1974. Desde la invasión turca de la parte septentrional de Chipre en dicho año, medida que Ankara justificó como necesaria para impedir un intento de golpe de Estado que pretendía incorporar la isla a Grecia, Chipre se encuentra dividido.

Turquía, que no reconoce la República de Chipre a pesar de que es uno de los veintisiete socios de la Unión Europea, controla desde entonces la República Turca del Norte de Chipre, establecida en el tercio norte de la isla, donde mantiene desplegados unos 35.000 soldados.

Impedido el acceso a las armas estadounidenses, Chipre recurrió a Rusia para adquirir helicópteros de ataque Mi-35, tanques T-80 y sistemas de misiles antiaéreos Tor-M1.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.