Redacción BLes – El presidente estadounidense Donald Trump decidió retirar 9.500 soldados de su país ubicados en Alemania, y sus motivos se encuentran ampliamente fundamentados, a la luz de los hechos.

Tanto la Unión Europea (UE) como Alemania en particular, el país que la dirige, no solo se aprovechan de la protección que les ofrece Estados Unidos, sino que colaboran abiertamente con los países que socavan las políticas estadounidenses.  

“Trump tiene razón al retirar 9.500 tropas de EE. UU. de Alemania, y debería retirar aún más”, explica por su parte el exasesor del Departamento de Estado de EE. UU., Christian Whiton, en un artículo de Fox News.

De este modo los 34.500 miembros del servicio militar estadounidenses acantonados en Alemania, asignados permanentemente a la OTAN, se reducirían a 25.000.

No se trata solo de dinero, si bien tan solo nueve de los 29 países asociados cumplen con el aporte económico a la OTAN, que les corresponde, equivalente al 2% del PIB.

Sino que, por ejemplo, frente a la amenaza mundial que representa el enriquecimiento de uranio por parte de Irán, además de sus actividades terroristas, y que Estados Unidos procura conjurar imponiéndole serias sanciones económicas, estas fueron burladas por Alemania junto con Francia y Gran Bretaña.

En este sentido, el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán anunció en marzo que había realizado su primera transacción con Irán bajo el esquema INSTEX, diseñado para eludir las sanciones de EE. UU. a Irán.

INSTEX fue fundada en 2019 por la República Federal Alemana, Francia y Gran Bretaña, para permitir a Irán vender petróleo en el extranjero e intercambiarlo por otros productos, según el medio alemán Junge Welt.

Por su parte la canciller alemana Angela Merkel da prioridad a las relaciones con el Partido Comunista de China (PCCh), e influye para que la UE eluda medidas concretas que denuncien la violación del régimen chino a la soberanía de Hong Kong.

Asimismo, la UE eludió responsabilizar al régimen chino por las irregularidades en el manejo del brote del virus PCCh, como lo hicieron muchos países, y antes bien, permitió que el PCCh censurara un artículo suscrito por sus 27 embajadores.

Adicionalmente, la UE celebrará una cumbre comercial con el régimen chino en Leipzig en septiembre, bajo la presión de la industria automotriz que desea mantener el mercado con el PCCh.

Por otro lado, Alemania insiste en mantener su relación con la empresa de telecomunicaciones Huawei con la que adelanta la instalación del sistema de Internet 5G, a pesar de las serias advertencias de seguridad emitidas por Estados Unidos.

Alemania también avanza en la instalación del gasoducto de gas natural Nord Stream 2 desde Rusia a Alemania a través del Mar Báltico, arriesgando la seguridad frente a la amenaza que representaría ese país.

En el campo comercial, la UE impone un arancel del 10% a los automóviles estadounidenses, en tanto que el arancel cobrado por EE. UU. a los autos europeos es de tan solo el 2.5%.

Por estas circunstancias, el retiro de parte de los soldados estadounidenses acantonados en Alemania se encuentra más que justificado, y, al decir de Whiton, Estados Unidos debería apoyarse más en países como Japón, Taiwán, Corea del Sur, Polonia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, en sus esfuerzos por mantener la libertad mundial.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds