Redacción BLes– El presidente Donald Trump fue anfitrión en la ceremonia oficial en la Casa Blanca donde se firmaron el martes de forma oficial los acuerdos de paz históricos entre Israel, Emiratos Árabes y Bahrein.

El presidente Donald Trump firmó el martes los pactos diplomáticos acordados semanas atrás entre Israel y dos naciones del Golfo Pérsico. Se espera que los pactos generen un nuevo orden en Medio Oriente que ponga fin a décadas de guerras y miseria, generando un efecto multiplicador entre los demás países de la región promoviendo un futuro de paz, estabilidad y prosperidad. 

“Hoy, las naciones de la región y del mundo se están uniendo en su determinación de construir un futuro mejor”, fueron las palabras del presidente Trump en conferencia de prensa antes de firmar los tratados de paz junto a sus pares de Medio Oriente. 

En agosto, el presidente ya había confirmado un acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, que tenía el objetivo de normalizar sus relaciones económicas y políticas. Esto significó el primer acuerdo entre Israel y un importante país árabe desde 1994.

El 13 de agosto el presidente Trump dijo al respecto de las negociaciones de paz entre ambos países: “Después de 49 años, Israel y los Emiratos Árabes Unidos normalizaron completamente sus relaciones diplomáticas. Intercambiarán embajadas y embajadores y comenzarán la cooperación en todos los ámbitos y en una amplia gama de áreas, incluido el turismo, la educación, la atención médica, el comercio y la seguridad”. Según presenciaron y reprodujeron diversos medios de comunicación como ABCNews.

La semana pasada, según anunció el presidente Trump en un comunicado de prensa, Israel también acordó con Bahréin el compromiso mutuo para iniciar el proceso de intercambio de embajadas y embajadores, desarrollar vuelos directos entre ambos países y lanzar iniciativas de cooperación en una amplia gama de sectores.

Los acuerdos incluyeron también asuntos claves para el desarrollo como la educación, la salud, el comercio y la seguridad. Esto es solo el comienzo de las relaciones normalizadas entre Israel y sus vecinos, y es probable que se produzcan muchos más. Afirmaron hoy desde la Casa Blanca.

A partir de estos acuerdos entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, se espera que se fortalezca la paz en la región debido, entre otras cosas, a que los musulmanes tendrán un mayor acceso a la mezquita de Al Aqsa para la oración pacífica. Esto debería contrarrestar a los extremistas que utilizan la falsa narrativa de que la mezquita de Al Aqsa está siendo atacada y que los musulmanes no pueden rezar en el lugar sagrado.

Ambos acuerdos no son mera coincidencia, son el resultado de la decisión política de la administración Trump de redoblar esfuerzos en reconstruir la confianza de los países de la región de Medio Oriente, tanto con Estados Unidos como entre ellos, y en consecuencia alejarlos de los conflictos del pasado.

Según el comunicado de la Casa Blanca, el presidente Trump manifestó un fuerte repudio a los enfoques en materia de política internacional desarrollado por los Estados Unidos en los años anteriores, que solo sirvieron para ayudar a avivar la división, sin hacer nada para prevenir el conflicto en el Medio Oriente.

En cambio, gracias a las nuevas políticas que se vienen aplicando, las naciones de Medio Oriente y África están trabajando cada vez más en conjunto con el objetivo de construir un futuro más pacífico y próspero. 

Se espera que las relaciones normalizadas, al permitir la expansión de los lazos comerciales y financieros, lograrán acelerar el crecimiento y las oportunidades económicas en toda la región.

Andrés Vacca – BLes.com