Redacción BLesDesde que llegó a la Casa Blanca, el presidente estadounidense Donald Trump ha enfatizado en varias oportunidades la necesidad de que -para cumplir con lo pactado anteriormente- los aliados de la OTAN aumenten sus presupuestos de defensa. De acuerdo a los últimos datos oficiales, los esfuerzos del mandatario están dando sus frutos.

En 2016, los miembros de la OTAN gastaron 262.000 millones de dólares en defensa, en cambio, al finalizar 2020, habrán invertido 313.000 millones, es decir 51.000 millones más.

Cabe destacar que estos 51.000 millones de dólares representan solo un año. De acuerdo al Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, los países europeos y Canadá han incrementado en 130 mil millones de dólares sus presupuestos de defensa en los últimos cuatro años.

En 2006, la OTAN estableció que los estados miembro debían gastar el 2% del producto interno bruto (PIB) en defensa.

Ocho años después, en la Cumbre de Gales, los estados miembro se comprometieron nuevamente a gastar el 2% del PIB en defensa. Asimismo, dijeron que iban a invertir el 20% de sus presupuestos de defensa en compras de “equipos importantes” para 2024.

Sin embargo, en 2016, solo cuatro miembros de la OTAN (incluyendo EE. UU.) cumplieron con el punto de referencia de gastar el 2% del PIB en defensa, y solo nueve invirtieron el 20% de los presupuestos de defensa en la compra de equipos.

Le recomendamos:

 

Es por eso que el Presidente Trump enfatizó varias veces que los aliados de EE. UU. debían alcanzar ese objetivo común, y ha sido especialmente crítico con Alemania.

“Alemania es delincuente. No ha pagado sus deudas. No ha pagado sus cuentas a la OTAN. Y están muy equivocados, han estado equivocados por años y no tienen intención de pagar”, dijo el mandatario en julio luego de que se diera a conocer que EE. UU. retiraría 12.000 soldados del país europeo.

“Estados Unidos ha sido aprovechado en el comercio y en el ejército y en todo lo demás durante muchos años. Yo sigo aquí y estoy enderezando las cosas”, afirmó.

En efecto, la presión del Presidente Trump parece haber tenido efecto, ya que la semana pasada la OTAN anunció que este año 10 países gastarán al menos el 2% del PIB en defensa: Estonia (2,38%), Francia (2,11%), Grecia (2,58%), Letonia (2,32%), Lituania (2,28%), Noruega (2,03%), Polonia (2,30%), Rumania (2,38%), Reino Unido (2,43%) y Estados Unidos (3,87%).

Además, 16 aliados de la OTAN gastarán el 20% de sus presupuestos de defensa en “nuevos equipos importantes”. 

“Es posible que EE. UU. permanezca totalmente comprometido con la defensa colectiva de la OTAN y anime a los aliados a aumentar el gasto de defensa para impulsar la preparación y financiar capacidades muy necesarias”, explica de cara al futuro el analista Daniel Kochis.

En una columna publicada el 2 de noviembre en Daily Signal, el especialista en políticas para asuntos europeos del Centro Margaret Thatcher para la Libertad de la Fundación Heritage, describe que el trabajo hecho por la Administración Trump ha sentado una base para que todos los aliados cumplan con su compromiso.

“Hay que trabajar más, pero los datos recientes de la OTAN muestran una continuación de la reinversión en defensa para algunos aliados. Esperemos que esta tendencia continúe en 2021”, concluye.

 Miguel Díaz– BLes.com