El expresidente informó que incluso su caja fuerte fue violentada y afirmó que detrás hay motivaciones del Partido Demócrata para impedir su candidatura en 2024.

«Estos son tiempos oscuros para nuestra nación», con esa frase el exmandatario estadounidense Donald Trump dio inicio a un comunicado mediante el cual denunció el allanamiento de su residencia de Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, en lo que calificó como una muestra de mala conducta del actual sistema de justicia «y un ataque de los demócratas radicales de izquierda» que buscan impedir su candidatura para el año 2024.

El exmandatario republicano detalló que el lugar «se encuentra actualmente sitiado, allanado y ocupado por un gran grupo de agentes del FBI». Y a pesar de que medios como Washington Examiner indicaron que ni la agencia, ni el Departamento de Justicia respondieron aún a la solicitud de comentarios, el exmandatario advirtió lo que podría esconderse detrás de la decisión.

«Nunca antes le había pasado algo así a un presidente de los Estados Unidos. Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta redada no anunciada en mi casa no fue necesaria ni apropiada».

Trump hace referencia a una investigación sobre supuestos registros presidenciales oficiales eliminados de su parte, según el Departamento de Justicia. Las averiguaciones iniciaron en abril pasado, aún luego de que el exmandatario confirmó que había accedido a devolver registros a los archivos. “Los demócratas, que están fallando tremendamente en el gobierno, continúan armando cada rama del Gobierno con investigaciones falsas”, dijo su portavoz, Taylor Budowich, en ese momento.

«Entraron en mi caja fuerte»

Trump anticipó recientemente su posible postulación para un segundo mandato cuando apareció en Washington con un discurso en el America First Policy Institute. «Si no lo hago nuestra nación está condenada a ser otra Venezuela u otra Unión Soviética», dijo a finales de julio para dejar entrever sus aspiraciones políticas.

Además de esas palabras, el 92 % de sus candidatos han ganados las primarias en las internas del Partido Republicano, lo que avizora un futuro político prometedor para el expresidente. Sin embargo, en medio de estas novedades, ocurre el allanamiento de la residencia de Trump.

«Tristemente, Estados Unidos se ha convertido ahora en uno de esos países, corrupto a un nivel nunca antes visto. ¡Incluso entraron en mi caja fuerte! ¿Cuál es la diferencia entre esto y Watergate, donde los operativos irrumpieron en el Comité Nacional Demócrata? Aquí, a la inversa, los demócratas irrumpieron en la casa del 45º presidente de los Estados Unidos».

El expresidente hizo mención a Hillary Clinton, su antigua adversaria política en 2016, por el escándalo de los correos electrónicos que envió desde un servidor privado cuando se desempeñaba como secretaria de Estado. «A Hillary Clinton se le permitió borrar y lavar con ácido 33000 correos electrónicos después de que fueran citados por el Congreso. No ha pasado absolutamente nada que la haga responsable. Incluso se llevó muebles antiguos y otros artículos de la Casa Blanca», agregó en su comunicado.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.