Redacción BLes– El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, se dirigió a los líderes mundiales en la primera Asamblea General de la ONU, que se realizó virtualmente, y apuntó contra el régimen comunista chino por haber dejado que el virus se disperse por todo el mundo, pidiendo a las Naciones Unidas que hagan responsable a Beijing por la pandemia.

Conocido por su estilo directo y honesto, el presidente Trump no titubeó en poner las cosas en claro en su discurso: mientras el gobierno chino prohibió el movimiento de gente domésticamente, dejó salir a los chinos al extranjero, llevando con ellos el virus a 188 países alrededor del mundo y creando una pandemia sin precedentes que ha causado estragos. “Las Naciones Unidas tienen que hacer responsable a China por sus acciones”, dijo Trump.

De igual manera señaló el rol que desempeñó la OMS, que en colusión con el PCCh, proveyeron información falsa al mundo entero, lo que agravó y potenció la pandemia globalmente: “El gobierno chino y la Organización Mundial de la Salud, que está virtualmente controlada por China, declararon falsamente que no había pruebas de transmisión de humano a humano. Más tarde dijeron falsamente que las personas sin síntomas no propagarían la enfermedad”, dijo Trump.

En un informe anterior, se reportó sobre una viróloga china que trabajaba para el servicio de salud pública de Hong Kong, quien escapó a los Estados Unidos y reveló que el coronavirus fue modificado genéticamente para poder contagiar a los humanos, ya que inicialmente la familia de los coronavirus solo se transmite entre animales. La Dra. Li-Meng Yan denunció que esto se hizo en un laboratorio de Wuhan, el epicentro del virus, y que el PCCh sabía a fines de 2019 de que este virus se podía transmitir entre humanos.

El presidente Trump también señaló la hipocresía de la ONU y sus miembros, que han criticado a los Estados Unidos por salirse del acuerdo climático de París, cuando su administración ha logrado reducir las emisiones de carbono más que cualquier otro miembro del acuerdo, mientras que ignoran el récord ambiental de China que es el peor de todos por lejos: “Los que atacan el excepcional historial ambiental de Estados Unidos ignorando la contaminación desenfrenada de China no están interesados en el medio ambiente”, descargó Trump.

Para el presidente, la ONU está enfocando su atención en temas que realmente no son importantes y pidió que dirijan su atención a asuntos más relevantes como los que su administración ha hecho prioridad: el tráfico humano, el terrorismo, la opresión a las mujeres, el trabajo forzado, el tráfico de drogas, la persecución religiosa y la limpieza étnica de minorías religiosas.

También habló de los tratados de paz logrados recientemente entre dos países árabes e Israel, y entre Kosovo y Serbia: “Al adoptar un enfoque diferente, hemos logrado resultados diferentes, muy superiores. Tomamos un enfoque y el enfoque funcionó. Tenemos la intención de entregar más acuerdos de paz en breve, y ahora soy muy optimista con el futuro de la región. No hay sangre en la arena”, dijo Trump refiriéndose al fin de los conflictos armados en la región de Medio Oriente.

Trump terminó su discurso volviendo a señalar que el camino para la prosperidad de un país no es la globalización y sugirió a los demás líderes seguir su ejemplo.

“Durante décadas, las mismas voces cansadas propusieron las mismas soluciones fallidas, persiguiendo ambiciones globales a expensas de su propio pueblo. Pero solo cuando cuidas de tus propios ciudadanos, encontrarás una verdadera base para la cooperación”, señaló Trump y agregó: “Estoy orgulloso de poner a Estados Unidos en primer lugar, como ustedes deberían poner a sus países en primer lugar. Está bien. Eso es lo que deberían hacer.”

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com