Redacción BLes – Tras la toma del poder en Afganistán por parte de los talibanes, una jueza afgana huyó del país, alegando que era perseguida por hombres a los que había encarcelado anteriormente.

Tras llegar a Europa, la jueza habló con Reuters bajo la condición de mantener el anonimato. Su intervención se produjo después de que se informara de que los combatientes talibanes habían liberado a decenas de miles de prisioneros cuando las tropas estadounidenses abandonaron Afganistán.

“Cuatro o cinco miembros de los talibanes vinieron y preguntaron a la gente en mi casa: ‘¿Dónde está esta mujer juez? Eran personas a las que había metido en la cárcel”, dijo la jueza.

La mujer fue ayudada a salir del país por colegas internacionales de la Asociación Internacional de Mujeres Juezas y otros trabajadores de derechos humanos.

Aunque la mujer pudo huir del país y evitar los peligros a los que se enfrentaba, muchas juezas siguen en Afganistán. Hay aproximadamente 250 juezas en Afganistán. Unas pocas pudieron ser evacuadas en las últimas semanas, pero la mayoría se quedaron atrás y siguen intentando huir.

Cuando los talibanes tomaron el control del país, muchos hombres que habían sido condenados por las juezas fueron liberados, y esa liberación “ha puesto realmente en peligro la vida de las juezas”, dijo la jueza.

“Sus mensajes son de miedo y de completo terror. Me dicen que si no son rescatadas, sus vidas corren peligro directo”, dijo sobre las juezas con las que ha tenido contacto y que siguen en el país.

Los talibanes han declarado que respetarán los derechos de las mujeres. Sin embargo, pocos creen en el grupo, ya que cuando gobernaron el país por última vez, los talibanes se destacaron por su mal trato a las ciudadanas. A las mujeres se les prohibía la educación, el trabajo y recibir una atención sanitaria adecuada. También se les prohibía salir de casa sin la escolta de un familiar masculino. Además, las mujeres eran castigadas por infringir las normas con palizas, tortura o muerte por lapidación.

Un portavoz del grupo afirmó el mes pasado que los derechos de las mujeres se protegerían “dentro de los límites del Islam”.

En caso de que los talibanes incumplan sus promesas, el gobierno de Biden ha prometido exigirles responsabilidades. Además, si surgen quejas de malos tratos, el presidente Biden y otros altos funcionarios han indicado que están dispuestos a ejercer presión contra los talibanes.

Dawn – BLes.com