Redacción BLesLa tragedia que enluta hoy a Israel causó el aplastamiento de 45 peregrinos y heridas a otros 150, luego de que se desatara una estampida al final de una celebración festiva de origen religioso en Lag B’Omer en el Monte Meron, en Galilea al norte de Israel.

El pánico desbandó a los miles de asistentes del evento justo después de la medianoche, cuando al parecer falló el sistema de seguridad de una pasarela en rampa desde la que resbalaron unas personas encima de otras que se hallaban en la parte inferior, relata Times of Israel hoy 30 de abril. 

La catástrofe, que es considerada una de las más trágicas ocurridas en tiempos de paz, sume a los israelitas en el luto y el dolor. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, calificó el incidente de “terrible desastre”.

En el informe expedido por el servicio de rescate Magen David Adom se relaciona que 38 personas habían muerto en el lugar. Sus equipos de paramédicos trataron a muchas más personas, entre ellas 18 en estado grave, 2 que estaban moderadamente heridas y 80 heridas leves. 

Por su parte, desde el hospital de Ziv se informó que seis de los heridos habían muerto y el Ministerio de Sanidad confirmó posteriormente que el número total de muertos era de 44.

Otros de los heridos fueron trasladados al hospital de Safed, al Centro Médico de Galilea en Nahariya, al hospital Rambam de Haifa, al hospital Poriya de Tiberíades y al hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén, informa Times of Israel. 

La Radio del Ejército informó de que había niños entre los muertos y los heridos. Se calcula que asistieron alrededor de 100.000 personas a la celebración, que incluía conciertos. 

Las autoridades habían autorizado a 10.000 personas a reunirse en el lugar de la tumba, pero los organizadores dijeron que se habían fletado más de 650 autobuses de todo el país, que llevaron a 30.000 peregrinos a Meron, según DW.

Se desplegaron unos 5.000 policías para asegurar el evento, y la policía instó a los peregrinos a evitar incidentes durante la fiesta, cuando se encienden hogueras.

Le recomendamos: VUELVEN los MITINES de TRUMP con GRANDES SORPRESAS

Ad will display in 09 seconds

La festividad reunía a la mayor aglomeración de personas registrada tras la pandemia del virus PCCh (Partido Comunista de China) que asistía a la reunión anual en el norte de Galilea.

Como parte de la celebración milenaria se incluyen visitas a la tumba del sabio del siglo II Rabí Shimon Bar Yohai y se encienden enormes hogueras en la ladera de la montaña.

Las operaciones de rescate estaban en marcha el viernes por la mañana para evacuar al resto de las personas que seguían en el lugar. Además, los servicios de emergencia trabajaban para identificar a las víctimas, entre las que había niños. 

Por su parte, el Ministerio de Transporte había enviado 300 autobuses vacíos para rescatar a los fieles, pero al parecer quedaron atascados en el tráfico debido a la falta de gestión policial del evento, de acuerdo con The Jerusalem Post. 

Asimismo, más de 250 ambulancias y seis helicópteros acudieron al lugar para evacuar a los heridos, según informes de los servicios médicos encargados de las operaciones de rescate. 

Como medida de emergencia también se instaló un hospital de campaña en el lugar de los hechos. La Policía de Israel y los soldados de las FDI trabajaron para evacuar a los heridos y despejar a la multitud.

La congestión hizo que el servicio telefónico en el lugar de los hechos se colapsara mientras miles de personas intentaban contactar con sus familiares y con los servicios de emergencia.

José Hermosa – BLes.com