Se aprobó por unanimidad un paquete de medidas en favor del aumento del gasto militar, subiéndolo hasta el 2% del PBI como recomienda la OTAN, e incluso pidiendo a Estados Unidos que establezca bases militares en Dinamarca.

Los principales partidos de Dinamarca, desde la izquierda hasta la derecha llegaron a un amplio consenso y firmaron esta semana un acuerdo que estipula serios avances en materia militar y de Defensa, además de ciertas consideraciones respecto a la guerra ruso-ucraniana.

El mundo ha cambiado en los últimos diez días. Hay una Europa distinta después del 24 de febrero“, dijo Mette Frederiksen, la primera ministra de Dinamarca, en la presentación del paquete de medidas.

En el acuerdo, se estipula, con un plazo máximo hasta 2033, un incremento del gasto militar hasta el 2% del PBIcomo recomienda la OTAN, y como exigió en varias ocasiones el ex presidente norteamericano Donald Trump, sin lograr ser oído por sus socios europeos que lo tildaban de “violento,” a pesar de sus esfuerzos en favor de la paz global.

Adicionalmente a esta suba del presupuesto de Defensa, se aprobó un extra de 1.000 millones de dólares para gastar de manera inmediata destinados a gastos relacionados con la ayuda humanitaria y esfuerzos diplomáticos.

A su vez, se acordó celebrar el 1ro de junio de este año un referéndum sobre si Dinamarca debe acceder al PCSD (Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea), el tratado del bloque comunitario para el desarrollo y adquisición de capacidades militares cooperativas.

Inclusive, Mette Frederiksen afirmó que el gobierno danés entabla actualmente conversaciones con las autoridades de Estados Unidos en las que intenta establecer un nuevo acuerdo de defensa y cooperación bilateral, con la posibilidad del despliegue de tropas norteamericanas en territorio nacional.

Por otro lado, en este paquetazo de leyes aprobadas por unanimidad hay otras vinculadas al conflicto Rusia-Ucrania, en las que se acordó eliminarán todas las importaciones de gas ruso a efecto inmediato, como una medida para sumarse al bloque occidental en esta disputa geopolítica contra Rusia.

Frederiksen, líder del Partido Socialdemócrata, y que siempre había tenido un discurso pacifista, esta vez no dudó en mostrarse a favor de Ucrania desde el estallido de la guerra, incluso participando en una manifestación frente a la embajada rusa en Copenhague, capital danesa, en la que dio un discurso alentando a sus conciudadanos a ir al campo de batalla a pelear junto al Ejército ucraniano.

Con esta posición tomada, los partidos firmantes del acuerdo coincidieron en el comienzo de una búsqueda de exención legal para permitir a los refugiados ucranianos ser exentos de la Ley de Joyería, haciendo que no sean considerados como refugiados legalmente y evitando que sean afectados por la controversial ley.

La Ley de Joyería, aprobada en 2016, antes de la asunción de Frederiksen en 2019, estipula que las autoridades nacionales puedan requisar dinero y objetos de valor de los refugiados que soliciten asilo en el país, con la finalidad de usar estos bienes económicos para financiar los costos de su asilo.

Esta legislación fue una concesión de los liberales durante el gobierno de Lars Løkke Rasmussen a la derecha, que estaba creciendo a pasos agigantados en las elecciones y exigía que se deje de gastar dinero público en traer inmigrantes ilegales al país. Pero hoy la misma derecha apoyó el acuerdo y concedió que los ucranianos refugiados de la guerra no sean abarcados por la ley.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.