Redacción BLesEl nuevo secretario de Defensa de los Estados Unidos, Christopher C. Miller, en sus primeras palabras, expresadas en un informe dirigido al personal de la agencia estatal el viernes, instó a que “todas las guerras deben terminar”, y que es tiempo de modificar estrategias y pasar a una siguiente etapa luego de haber avanzado lo suficiente en el cumplimiento de objetivos en la guerra contra Al Qaeda. 

Miller asumió el cargo de jefe de Defensa luego de que el presidente Trump, despidiera la semana pasada a Mark Esper. En su comunicado oficial envió un mensaje no confrontativo, e hizo hincapié en que para que las guerras finalicen se requiere un compromiso verdadero. Y respecto a la guerra llevada a cabo en Medio Oriente, Miller dijo: “Superamos el desafío; lo dimos todo. Ahora es el momento de volver a casa”.

Con su comentario no quiso decir que Estados Unidos no seguiría comprometido con la causa, por el contrario, aseguró que finalizarán con las tareas comenzadas en la guerra que “Al-Qaeda trajo a nuestras costas en 2001″, haciendo referencia al ataque del 11 de septiembre. Solo que desde otra perspectiva teniendo en cuenta todos los avances realizados hasta el momento. 

“Estamos a punto de derrotar a Al Qaeda y sus asociados, pero debemos evitar nuestro error estratégico del pasado, de no poder llevar la lucha hasta el final”, continuó. “De hecho, esta lucha ha sido larga, nuestros sacrificios han sido enormes y muchos están cansados ​​de la guerra, yo soy uno de ellos”.

Miller fue claro en el mensaje y va en línea con los deseos del presidente Trump, quien en campaña mencionó que le gustaría traer de vuelta a los soldados que están en Medio Oriente a los Estados Unidos para la próxima navidad.

“¡Deberíamos tener el pequeño número restante de nuestros VALIENTES Hombres y Mujeres sirviendo en Afganistán para Navidad!”, dijo el presidente Trump en su cuenta de Twitter el 8 de octubre.

Ahora, el nuevo jefe del Pentágono anunció que la guerra perpetua es antagónica a los intereses y deseos estadounidenses, y por lo tanto se ha decidido pasar a la “transición de nuestros esfuerzos de un rol de liderazgo a uno de apoyo”.

“No somos un pueblo de guerra perpetua, es la antítesis de todo lo que defendemos y por lo que lucharon nuestros antepasados”, escribió Miller. “Todas las guerras deben terminar”.

La administración Trump firmó un acuerdo de paz condicional con los talibanes a principios de este año que requería una retirada total de Estados Unidos antes de mayo si los talibanes cumplían los compromisos de negarle un refugio a Al Qaeda, según los informes, los talibanes no habrían cumplido con sus promesas, por lo que se vio retrasado el ritmo de retirada.

Si bien no hubo un informe oficial al respecto, luego de estos movimientos en la cúpula del Pentágono y los comentarios emitidos por Miller, se especula con un posible regreso de los soldados americanos en Medio Oriente. 

Al respecto de ciertos rumores malintencionados mencionados por parte de periodistas afines a la izquierda y a los demócratas, Miller anunció el viernes: “Quiero asegurar al público estadounidense y a nuestros aliados y socios que el Departamento de Defensa sigue siendo fuerte y continúa su trabajo vital de proteger nuestra patria, nuestra gente y nuestros intereses en todo el mundo”, según reportó The Hill.

Andrés Vacca – BLes.com