Redacción BLesTras el ingreso del poderoso destructor USS Curtis Wilbur de la Marina estadounidense al Estrecho de Taiwán, el ejército del Partido Comunista de China (PCCh) acusó la acción como desestabilizadora de la paz regional.  

Por su parte, la Marina expresó que sus movimientos estratégicos se ejercían conforme al derecho internacional y obedecían a trayectorias rutinarias, de acuerdo con el comunicado expedido por la 7ª Flota el 24 de febrero. 

“El tránsito del buque por el estrecho de Taiwán demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto”, enfatizó el documento. 

Y agregó: “El ejército de Estados Unidos seguirá volando, navegando y operando en cualquier lugar que el derecho internacional lo permita”.

La configuración estratégica militar de la región sigue siendo muy tensa, a causa de la pretensión del PCCh por anexarse a la gran isla y a sus 24 millones de habitantes, usando la violencia dado que ellos no lo aceptan voluntariamente. 

El ingreso del destructor USS Curtis Wilbur al estrecho de Taiwán siguió al amenazador despliegue de poderío aéreo que protagonizó la fuerza aérea del PCCh, a cargo de 10 aviones de combate que practicaron ejercicios de ataque marítimo en el cercano Mar de China Meridional, según Fox News. 

Le recomendamos:

Estados Unidos se declara como un fiel aliado de la independencia de Taiwán, que cuenta con su propio sistema democrático y una economía autosuficiente y próspera.  

No obstante, el riesgo de la invasión del PCCh sigue latente, para intranquilidad del gobierno taiwanés. 

De acuerdo con el criterio de un ex funcionario de la Marina estadounidense, se requerirían más misiles antibuque y un mayor número de fuerzas dispersas para frenar la invasión del régimen comunista a Taiwán.

Estas apreciaciones fueron expuestas por el antiguo comandante de submarinos de la Marina estadounidense, Thomas Shugart, ante la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad Estados Unidos-China del Congreso el 18 de febrero, según Defense News. 

Para Shugart una de las tácticas que podría aplicar el PCCh en caso de invasión a Taiwán sería una especie de asedio y bloqueo, lo que requeriría el almacenamiento de suministros esenciales en Taiwán para apoyar a su población.

Estados Unidos mantienen relaciones diplomáticas con el régimen comunista chino desde 1979, lo que no le impide mantener relaciones amistosas no oficiales con Taiwán y proporcionar armamento defensivo para disuadir cualquier ataque a la isla.

José Hermosa – BLes.com