Redacción BLesLuego de que 220 barcos chinos invadieron el territorio filipino hace unos días, ocupando ilegalmente el Arrecife Julián Felipe, el ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Teodoro Locsin instó al Senado de su país a actuar en su defensa. 

Consciente de que su capacidad militar no podría derrotar al Partido Comunista de China (PCCh), Locsin instó a los senadores a acudir al tratado de defensa con Estados Unidos para enfrentar el conflicto territorial con su vecino, según Breitbart del 25 de marzo. 

“Debemos tener el coraje de ir a donde probablemente no podremos volver. Porque si no enviamos ese mensaje a la otra parte, entonces seguirán abriendo trincheras y trincheras y trincheras en nuestro territorio, y entonces nuestro sentido de nación morirá”, dijo Locsin a los legisladores. 

Asimismo, recordó que los términos del tratado vinculan a EE. UU. para reaccionar ante cualquier agresión contra una nave filipina, por pequeña que fuera, como si se tratase de una con bandera estadounidense. 

Locsin dijo: “que cualquier ataque a un buque filipino -por pequeño que sea, siempre que sea un buque gubernamental como un guardacostas- es un ataque a Estados Unidos y activa el Tratado de Defensa Mutua”.

Le recomendamos:

Los observadores consideran que los cientos de buques del PCCh forman parte de la milicia marítima de China.

“A pesar de que el clima era claro en ese momento, los buques chinos concentrados en el arrecife no mostraron ninguna actividad pesquera real y tenían sus luces blancas completas encendidas durante la noche”, dijo la Fuerza de Tarea Nacional para el Mar de Filipinas Occidental (NTF-WPS, por la sigla en inglés) en un comunicado publicado el 20 de marzo, según Philstar.

El PCCh ha agredido durante años a los países pequeños con soberanía sobre el Mar de China Meridional, incluido un importante territorio que se encuentra dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) marítima de Filipinas, reclamándolo casi todo. 

Asimismo, ha invadido territorio perteneciente a Vietnam, Taiwán, Malasia y Brunei.

Por su parte, el entonces secretario de estado de EE. UU., Mike Pompeo, difundió la ilegalidad de las pretensiones del régimen comunista chino. 

“Las pretensiones de Beijing al explotar los recursos marinos en la mayor parte del Mar de la China Meridional son completamente ilegales, al igual que su campaña de intimidación para controlarlas”, expresó oficialmente Pompeo en una declaración de prensa del 13 de julio, luego de analizar los hechos.

José Hermosa – BLes.com