Redacción BLesLa tensión entre Rusia y Occidente alcanzó un nuevo punto este lunes 15 de noviembre cuando el Reino Unido anunció que está listo para enviar tropas para defender a Ucrania de una posible invasión rusa, Polonia recibió el apoyo de Estados Unidos en su conflicto contra Bielorrusia y la Unión Europea amplió las sanciones económicas contra el gobierno de Lukashenko.

El Servicio Aéreo Especial y el Regimiento de Paracaidistas del Reino Unido tiene listos cientos de tropas para enviar a la frontera de Ucrania y Rusia ante la posible invasión del Kremlin.

“Entre 400 y 600 soldados están listos. Su equipo está empacado y están listos para volar a Ucrania y aterrizar o lanzarse en paracaídas. Se han entrenado para ambas eventualidades” dijo una fuente del ejército al periódico británico The Mirror.

El apoyo del Reino Unido llega apenas días después de que el secretario de Estado de EE. UU. Antony Blinken se reuniera con su par ucraniano en Washington para reafirmar la alianza entre ambos países.

Durante la reunión, Blinken dijo que temía que Rusia se estuviera preparando para repetir una invasión a Ucrania como la de 2014 cuando anexó el territorio de Crimea.

“Nuestra preocupación es que Rusia pueda cometer el grave error de intentar repetir lo que emprendió en 2014, cuando acumuló fuerzas a lo largo de la frontera, cruzó a territorio soberano de Ucrania y lo hizo alegando falsamente que había sido provocada”, dijo Blinken.

El gobierno de Kiev asegura que el Kremlin acumuló tanto como 100 mil tropas en la frontera y movilizó armamentos a lo que el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba llamó una ‘inusual concentración de tropas’.

El gobierno ruso niega las acusaciones.

Rusia, el factor común en dos conflictos

La semana pasada, una caravana de más de 4 mil inmigrantes principalmente de Irak y Afganistán intentaron entrar a Europa por la frontera de Polonia-Bielorrusia pero fueron detenidos por la guardia nacional polaca.

Líderes del bloque europeo acusaron a Lukashenko, el líder bielorruso, de haber traído a los inmigrantes a su frontera en vuelos comerciales bajo la promesa de entrar a Europa con el fin de extorsionar a la UE a que levanten las sanciones económicas que impusieron a principios de año luego de acusar a Lukashenko de haber cometido fraude en las elecciones y de secuestrar un avión británico para arrestar un periodista disidente.

Pero para el primer ministro polaco, Mateusz Morawieck el Kremlin está detrás del complot.

“Este atentado que lleva a cabo Lukashenko tiene su cerebro en Moscú, el cerebro es el presidente Putin”, aseguró Morawieck en una sesión del parlamento polaco.

Durante el fin de semana, la situación en la frontera escaló y según indicaron reportes las fuerzas bielorrusas intentaron derribar el cerco alambrado de Polonia para que los inmigrantes puedan ingresar, incluso utilizando láseres para cegar a las fuerzas de seguridad polacas.

En respuesta, este lunes, el vocero del Departamento de Estado de EE. UU. Ned Price, publicó un comunicado asegurando que la administración Biden apoya los esfuerzos de Polonia contra el intento del líder bielorruso de chantajear a la Unión Europa utilizando migrantes.

“El secretario Blinken reafirmó el apoyo de Estados Unidos a Polonia frente a la cínica explotación del régimen de Lukashenko de los migrantes vulnerables”, escribió Price que apuntó contra el gobierno de Putin también. “Las acciones del régimen de Lukashenko amenazan la seguridad, siembran la división y pretenden distraer de las actividades de Rusia en la frontera con Ucrania”.

Lejos de haber sido persuadidos a levantar las sanciones, este lunes el Consejo Europeo decidió ampliarlas aún más para poder apuntar a individuos e incluso a las líneas aéreas que han asistido al régimen de Bielorrusia a trasladar los migrantes persas.

Josep Borrell, Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad del bloque europeo festejó la decisión:

“La decisión de hoy refleja la determinación de la Unión Europea de hacer frente a la instrumentalización de los migrantes con fines políticos. Estamos haciendo frente a esta práctica inhumana e ilegal. Al mismo tiempo, seguimos subrayando la inaceptable represión en curso por parte del régimen contra su propia población en casa, y responderemos en consecuencia”.

Lukashenko niega ser el responsable de la crisis y prometió hoy una “respuesta contundente” a las medidas de la UE. “Nos defenderemos”, dijo en una reunión de altos funcionarios, y añadió: “Eso es todo. No tenemos ningún lugar donde huir”.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.