Redacción BLes – Un grupo de disidentes iraníes en los Estados Unidos publicaron una carta advirtiendo al gobierno de Biden que su enfoque diplomático abierto con Teherán es un error estratégico y que deben continuar aplicando “máxima presión” – el enfoque de Trump – porque el régimen está en su ‘punto más débil de la historia’.

La Organización de Comunidades Iraníes Americanas (OIAC) publicó una carta en su sitio web en la que explica por qué el enfoque de la administración Biden no va a funcionar con el régimen dictatorial de Teherán.

Según la OIAC la idea de que el régimen iraní un día va a ‘cambiar su comportamiento’ usando un enfoque más diplomático o dándole concesiones es “una suposición lógicamente sin fundamento y evidentemente poco convincente”.

Según el grupo disidente, gracias a la “máxima presión” que ejerció el gobierno de Trump, Teherán está en su punto más débil de la historia y es el momento de continuar con ese enfoque para que el país se libere de la tiranía de los Ayatolás o líderes supremos y transite hacia una democracia.

TE PUEDE INTERESAR

La extensa carta detalla la ordalía que viven los iraníes bajo la dictadura de los mulás, explicando cómo el régimen se ha convertido en el principal ejecutor del mundo, incluyendo niños, persecución y asesinatos durante las manifestaciones que buscan un cambio en el poder político, toma de rehenes a cambio de favores políticos, financiamiento del terrorismo doméstico y en la región.

“La corrupción sistémica y generalizada sin precedentes y el control absoluto de los recursos de la nación iraní por parte del Líder Supremo y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica se consideran la causa principal del desastre económico que vive el país”.

Según la OIAC el 70% de los iraníes – unos 60 millones – viven bajo la línea de la pobreza.

La máxima presión de Trump

En 2019 Trump anuló el Tratado Nuclear con Irán de 2015 con el que Obama le otorgó millones de dólares a Teherán con la condición de que abandonara su enriquecimiento de uranio, pero solo sirvió para acelerar su plan nuclear.

Además de anular el trato, impuso sanciones económicas severas lo que afectó seriamente la habilidad de comerciar y por ende dejó muy debilitada su economía.

El asesinato del jefe de la Guardia Revolucionaria, el general Qasem Soleimani, también fue un golpe duro a la moral del régimen.

Sin embargo, la administración Biden ha insinuado que adoptaría una postura más flexible, incluso dijo que estaba abierta la posibilidad al diálogo para volver a las condiciones del acuerdo nuclear.

Según un reporte de Fox News, el secretario de estado, Antony Blinken, dijo: “El camino de la diplomacia está abierto ahora mismo. Irán aún está lejos de cumplir [con el acuerdo]. Así que tendremos que ver lo que hace”.

El grupo de disidentes aclaró que “la prioridad del régimen no es satisfacer las demandas y deseos de EE. UU.” sino “sobrevivir entre una población hostil en casa y evitar ser derrocado”.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com