Redacción BLes – La tensión entre China y Taiwán ha ido en aumento luego de la visita de Nancy Pelosi a la nación insular en agosto. Los medios internacionales siguieron de cerca el viaje de Pelosi y los movimientos del Ejército Popular de Liberación. China respondió con más ejercicios militares, incluyendo lanzamiento de cohetes e incursiones aéreas muy cerca de la línea media que divide las aguas chinas y taiwanesas. Ahora, Taiwán se está preparando con reservas de suministros ante un posible ataque o bloqueo de importaciones y puertos por el Partido Comunista Chino.

El hostigamiento del PCCh sigue en aumento

Los sobrevuelos de cazas de combate sobre el Estrecho de Taiwán son cada vez más frecuentes, como también las incursiones de drones no tripulados sobre las islas exteriores del país insular.

Recientemente, Taiwán derribó un dron chino no tripulado por primera vez, cuando este sobrevoló la isla Kinmen sin autorización y no respondió a las señales de advertencia.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, criticó el uso de drones y otras tácticas de “zona gris” de China e instó al ejército taiwanés a que “proteja el país sin miedo y con una sólida confianza”; además de dar instrucciones al Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán para que tome las medidas necesarias con el fin de “defender la seguridad del espacio aéreo nacional”.

El bloqueo de importaciones, una amenaza para la estabilidad de Taiwán

Una de las represalias que impuso China para castigar a Taiwán por recibir la visita de Nancy Pelosi, fue la prohibición de la entrada de algunos productos taiwaneses a China Continental.

Los productos no permitidos fueron frutas cítricas, pescado congelado, productos de confitería, galletas y pan. Varias marcas taiwanesas utilizadas masivamente en China están restringidos, tales como Bakery, Guo Yuanyi Food, Weili Food, Weiquan Food y Taishan Enterprise.

“Las empresas [taiwanesas] son una parte tan integral de la cadena de valor china que resulta difícil ejercer demasiada presión sobre esas rutas comerciales”, señaló Zennon Kapron, director de la empresa de investigación del sector financiero Kapronasia, con sede en Singapur.

La táctica china de suspender importaciones no es una novedad, en junio el país asiático había prohibido la entrada de mero, alegando “contaminación química”. El año pasado canceló las piñas y manzanas taiwanesas.

La intención real detrás de estas prohibiciones es dañar la economía del país insular. Algunos expertos sobre China señalaron que el Partido Comunista Chino quiere influir en las elecciones nacionales de Taiwán, por lo tanto, una de sus estrategias es atacar al partido gobernante.

“Es probable que China continental ataque a la agricultura y a los pequeños fabricantes en las zonas del sur de Taiwán, donde el Partido Democrático Progresista de la presidenta Tsai Ing-wen tiene sus principales fortalezas”, dijo Chen Yi-fan, profesor adjunto de diplomacia y relaciones internacionales en la Universidad de Tamkang en Taiwán.

Según Reuters, la prohibición de mero en junio pasado afectó gravemente a la industria pesquera en el sur de Taiwán. Gran parte de la industria está conformada por pescadores independientes y pequeños grupos. Desde las restricciones, muchos de ellos perdieron su principal fuente de ingreso.

Uno de los afectados dijo a Reuters, “debido a cuestiones políticas y a que nuestro gobierno no tiene un canal de comunicación, el gobierno chino está bloqueando nuestra economía”.

Un propietario de una fábrica pesquera del condado de Pingtung, al sur de Taiwán, comentó que “los pescadores de aquí sí que están preocupados porque no saben dónde vender meros”.

“La gente necesita vivir. No entendemos mucho de política, pero solo necesitamos una relación amable y pacífica entre China y Taiwán y también coexistir”, agregó.

“Taiwán tiene reservas de alimentos y de energía”

Este miércoles desde Taipéi, Chen Chern-chyi, el viceministro de economía de Taiwán, dijo que el país está acumulando suministros críticos para prepararse ante un posible bloqueo de China.

Sin embargo, el viceministro dijo que por el momento no es posible que Taiwán se aparte de las relaciones comerciales con el país asiático, a pesar del hostigamiento constante del Partido Comunista Chino.

“China es nuestro mayor socio comercial, eso es un hecho. Es la mayor fábrica del mundo y el mayor país comercial del mundo [que son] también hechos”, dijo. “Con esos hechos, no veo, francamente, que a corto plazo podamos desvincularnos completamente de China. No es realista”.

Además, Chen agregó que Taiwán respeta el libre mercado y la autonomía de las compañías del país, por lo que “seguiremos viendo a nuestras empresas trabajando con sus homólogas chinas para las actividades comerciales”.

El viceministro señaló que Taiwán está acumulando reservas de suministros desde hace tiempo, sin embargo, durante los dos años de pandemia se detuvo en cierta medida. Con la vuelta a la vida normal, el país está recuperando el ritmo de acopiamiento de reservas en los últimos meses.

“Con respecto a un posible conflicto militar, hemos hecho preparativos para alimentos, energía y suministros críticos, incluidos los suministros de fabricación. Tenemos un sistema: hacemos un inventario todos los meses”, dijo Chen.

“Queremos asegurarnos de tener un almacenamiento para un cierto período en Taiwán, incluidos los alimentos, y los suministros críticos, como minerales, productos químicos y energía, por supuesto”.

Chen dijo que el país insular está aumentando las reservas energéticas, como el gas natural licuado, el carbón, la energía nuclear y las energías renovables.

Estas medidas de Taiwán para contrarrestar un posible bloqueo comercial o de logística por parte de China, refleja los fundamentos de la política de defensa del país. En este sentido, en un mensaje pre grabado para una convención en Washington, la presidenta Tsai afirmó que “no dependeremos de que otros vengan en nuestra propia defensa”.

“Es por eso que quiero reiterar que Taiwán está totalmente comprometido con la protección de nuestra seguridad y el mantenimiento de nuestro estilo de vida democrático. También estamos trabajando para adaptar nuestra estrategia de defensa a las amenazas cambiantes que enfrentamos”, agregó Tsai Ing-wen.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.