El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán aceptó con satisfacción los rechazos de Washington, a los reclamos sobre el Mar del Sur de China por parte del régimen chino.

El gobierno de Taiwán  no solo aceptó la posición de Estados Unidos respecto al Mar del sur de China, sino que también manifestó su interés de ser incluido en un mecanismo multilateral de solución de controversias sobre las aguas e islas en disputa. Así lo informó el medio taiwanés Taiwan News según lo registrado en conferencia de prensa.

Joanne Ou, la portavoz del Ministerio, también llamó a dejar de lado las diferencias a favor de la cooperación para desarrollar recursos de manera conjunta con los países de la región.

El día lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en un comunicado de prensa que considera ilegítimos los reclamos marítimos por parte del régimen chino fuera de sus aguas, así como su campaña de intimidación para controlarlas. 

Pompeo volvió una vez más a recalcar que el interés de Estados Unidos en la zona es el de preservar la paz y la estabilidad, defender la libertad de los mares de manera consistente con el derecho internacional, mantener el flujo comercial sin trabas y oponerse a cualquier intento de usar la coerción o la fuerza para resolver disputas. 

Según el funcionario, estos intereses que Estados Unidos comparte con sus socios y aliados comerciales fueron amenazados por el régimen chino, quien viene realizando un enorme despliegue de ocupación militar en la zona usando la intimidación como medio para controlar y apoderarse del territorio. 

El comunicado también afirma que el Partido Comunista chino no tiene ningún tipo de base legal para imponer de forma unilateral su reclamo de la ‘línea de los 9 puntos’, según la cual el territorio en cuestión le pertenecería. 

A diferencia de otros comunicados más generales al respecto del conflicto, esta vez el gobierno de los Estados Unidos optó por tomar partido explícitamente por las naciones del sudeste asiático: Mischief Reef y Second Thomas Shoal “están completamente bajo los derechos soberanos y la jurisdicción de Filipinas”.

Estados Unidos rechazó ahora también las reivindicaciones chinas en las aguas que rodean el Vanguard Bank frente a Vietnam; Lucania Shoals frente a Malasia; aguas consideradas en la zona económica exclusiva de Brunei; y Natuna Besar frente a las costas de Indonesia, aseguró Pompeo.

“Cualquier acción de la República Popular de China para hostigar la pesca o el desarrollo de hidrocarburos de otros estados en estas aguas, o para llevar a cabo tales actividades de manera unilateral, es ilegal”, dijo el diplomático.

Y así quedó demostrado una vez más el compromiso por parte de la administración del presidente Trump en tratar de impedir los atropellos por parte del PCCh en la zona de conflicto.

Andrés Vacca – BLes.com