Redacción BLesLa presidenta de Taiwán (oficialmente República de China), Tsai Ing-wen, propuso una inversión récord para la defensa de su nación, ante la amenaza de invasión del Partido Comunista de China (PCCh).

El anuncio de Tsai implica un gasto de 15.400 millones de dólares en sistemas de defensa, equivalente al 2.4% del PIB del país, y requiere la aprobación legislativa, de acuerdo con South China Morning Post del 13 de agosto. 

Simultáneamente, Tsai busca una “relación de seguridad constructiva” con Estados Unidos, según un discurso virtual transmitido en el Instituto Hudson con sede en Washington el 12 de agosto. 

“Nuestros 23 millones de personas tienen el derecho de determinar nuestro propio futuro, lo cual es la antítesis de la posición que Beijing ha tomado”, expresó Tsai en su alocución.

Agregó: “Mantener estos principios requiere que seamos capaces de defender a Taiwán contra acciones coercitivas. Implica respaldar las palabras con acciones”.

En la misma ocasión Tsai reiteró que el PCCh debe aceptar la realidad de que Taiwán es una democracia.

Beijing no descarta el uso de la violencia para apoderarse de Taiwán, lo que mantiene a la defensiva a sus habitantes. Esta alerta aumentó después de que el PCCh impusiera una ley en Hong Kong que viola el tratado internacional que protegía su democracia.

En  este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu (吳釗燮) expuso su preocupación y vio apoyo de Estados Unidos en la reciente visita del Secretario de Salud, Alex Azar. 

“Estados Unidos entienden que Taiwán está amenazada”, comentó Wu, aludiendo a las pretensiones del PCCh, según Taiwan News. 

Alex Azar, es el funcionario estadounidense de mayor rango que visita Taiwán desde 1979, y aún durante su visita tres aviones de combate chinos invadieron brevemente el Estrecho de Taiwán. 

Por su parte, Estados Unidos envió tres bombarderos sigilosos B-2 a su base de Diego García en el Océano Índico, en respuesta a la creciente amenaza del PCCh sobre Taiwán. 

Un informe citado por The Times explicó: “Es la primera vez que los bombarderos estratégicos con capacidad nuclear han sido enviados a la remota isla desde 2016, en una indicación de la creciente preocupación por las intenciones de China [PCCh] hacia Taiwán”.

Como parte de sus estrategias defensivas, Taiwán ejecuta pruebas de misiles con fuego vivo en su costa este, según los informes del 14 de agosto mencionados por Taiwan News. 

Los ejercicios militares durarán hasta el 18 de agosto y podrían incluir misiles tipo tierra-aire Sky Bow III, hasta los misiles de crucero supersónicos de largo alcance Yun Feng, además de misiles de crucero anti-buque de la serie Hsiung Feng.

Jose Hermosa – BLes.com