Redacción BLes– La fuerza aérea de Taiwán detectó y “expulsó” aviones de combate chinos que cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán en el marco de la visita del secretario de salud estadounidense Alex Azar a la isla.

De acuerdo a un reporte de Reuters replicado en medios internacionales, aviones J-11 y J-10 del régimen chino traspasaron brevemente el límite que establece la “frontera” entre China y Taiwán el lunes a las 9 de la mañana (0100 GMT), hecho que fue interpretado por Taipéi como una provocación militar por parte del régimen comunista.

Los aviones fueron rastreados por misiles antiaéreos con base en tierra y fueron “expulsados” por las patrullas de los aviones taiwaneses, dijo la fuerza aérea en un comunicado publicado por el Ministerio de Defensa.

Un alto funcionario de Taiwán dijo a la agencia británica que el régimen chino obviamente estaba “apuntando” a la visita de Azar. Calificó a la maniobra militar como un movimiento “muy arriesgado” dado que los aviones chinos estaban al alcance de los misiles de la isla.

Una visita histórica

La llegada de Azar a Taipéi representa la visita diplomática más importante de Estados Unidos en los últimos 40 años, luego de que en 1979 Washington se inclinara por seguir la postura de “una sola China” que impone Beijing a la comunidad internacional, ya que considera a Taiwán como una provincia rebelde.

Taiwan President Tsai Ing-wen wearing a face mask meets U.S. delegation led by U.S. Secretary of Health and Human Services Alex Azar (R) at the presidential office, in Taipei, Taiwan August 10, 2020. Central News Agency/Pool via REUTERS

La visita del funcionario estadounidense se produce en el marco de un fuerte deterioro de las relaciones entre China y EE. UU. en diversos frentes, como el comercial y el tecnológico. De hecho, en varias ocasiones la administración Trump le ha mostrado su apoyo a la isla democrática, por ejemplo impulsando la venta de armamento a Taipéi.

“Es un verdadero honor estar aquí para transmitir un mensaje de fuerte apoyo y amistad del Presidente Trump a Taiwán”, dijo el lunes Azar a la presidente de Taiwán Tsai Ing-wen en la Oficina Presidencial.

El ejemplo de Taiwán

La visita del secretario de salud estadounidense busca fortalecer la cooperación económica y de salud pública con Taiwán y apoyar su papel internacional en la lucha contra el coronavirus.

Las medidas tempranas y eficaces de Taiwán para luchar contra la enfermedad han mantenido el número de casos muy inferior al de sus vecinos, con 480 infecciones y siete muertes. La mayoría de los casos han sido importados.

Por el contrario, en China ha salido a la luz que las autoridades ocultaron información que podría haber resultado clave para apaciguar el avance de la pandemia en el mundo.

Inclusive la inteligencia alemana develó que el propio dictador chino Xi Jinping llamó personalmente en enero al director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, para que no declare la emergencia mundial por el coronavirus.

Es por eso que la Casa Blanca ha apuntado tanto a Beijing como a la OMS por su complicidad en la propagación mundial del virus, en tanto que ha elogiado las medidas transparentes que impulsó Taipéi ante la pandemia.

“La respuesta de Taiwán al COVID-19 ha sido una de las más exitosas del mundo, y es un tributo a la naturaleza abierta, transparente y democrática de la sociedad y la cultura de Taiwán”, enfatizó Azar a Tsai.

Tsai, por su parte, agradeció el apoyo de la Administración Trump indicando que la visita del funcionario estadounidense representaba “un enorme paso adelante en la colaboración antipandémica” entre ambos países.

El cuestionable rol de la OMS

En julio, el Presidente Trump decidió retirar a Estados Unidos de la OMS por su complicidad con Beijing para ocultar información sobre la pandemia.

Asimismo, la Casa Blanca ha insistido en que el organismo dependiente de Naciones Unidas incorpore a Taiwán a su órgano decisorio, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), ya que la isla democrática no es miembro por la objeción de la China comunista.

“Me gustaría reiterar que las consideraciones políticas nunca deben tener prioridad sobre los derechos a la salud. La decisión de prohibir a Taiwán participar en la AMS es una violación de los derechos universales a la salud”, indicó al respecto la Presidente Tsai.

De acuerdo a reuters, Azar dijo más tarde a los periodistas que, bajo la dirección de Trump, él y el Secretario de Estado Mike Pompeo habían tratado de restaurar el estatus de Taiwán como observador en la AMS.

“Pero el Partido Comunista Chino y la Organización Mundial de la Salud lo han impedido. Esta ha sido una de las mayores frustraciones que la administración Trump ha tenido con la Organización Mundial de la Salud y su incapacidad para reformarse”, apuntó el funcionario.

Miguel Díaz – BLes.com