Redacción BLesLa ministra digital de Taiwán, Audrey Tang, comentó el pasado 14 de septiembre, que la isla analiza alternativas de acceso a internet, como el satélite Starlink, que ayudó a Ucrania a estar comunicada durante el conflicto con Rusia, en caso de que el régimen chino atacase la isla.

El satélite Starlink del millonario Elon Musk ha jugado un rol principal también en las últimas protestas en Irán tras la muerte de la joven Amini, cuando el gobierno decidió dejar sin señal de internet al pueblo. Ahora la duda es si el servicio se pondría a disposición de Taiwán y de hacerlo sería un desafío al régimen chino.

Cabe destacar que durante la visita de Nancy Pelosi en agosto a la isla, el régimen chino amenazó con su satélite BeiDou, y puso aviones que siguieron el vuelo de la Presidente de la Cámara de Representantes de EEUU. Pero el sistema de navegación chino fracasó ante el Starlink y los aviones del PCCh perdieron el vuelo de Pelosi.

Taiwán busca una red satelital de respaldo

Al igual que la mayoría de los países, Taiwán utiliza fibra óptica para conectarse al resto del mundo a través de cables submarinos.

Estos cables submarinos finalizan en tierra firme en edificios llamados estaciones de desembarco, los cuales luego se conectan a una red local de internet. 

Un estudio publicado el 29 de agosto por el Mercatus Center de la Universidad George Mason afirma que estos cables desembarcan en solo tres lugares de Taiwán: la ciudad de Nuevo Taipei, la localidad de Toucheng en el norte y la localidad de Fangshan en el sur.

El centro dijo que el análisis de datos, de fuente abierta, mostró que estas estaciones se encuentran entre los puntos de interés estratégico de China cuando se trata de planificar una invasión.

En este marco, si China decidiera optar por destruir o alterar la señal satelital de suministro de internet a la isla, las consecuencias podrían ser catastróficas.

La ministra Audrey Tang cree que la opción de conectarse rápidamente a los satélites para mantener comunicada a la isla es crucial. Y toma como ejemplo la reacción de Ucrania en la guerra con Rusia.

Así, los riesgos de un ataque chino a la isla son reales. El pasado mes de agosto el régimen chino reafirmó que “no renunciarían al uso de la fuerza” para apoderarse de la isla. 

Ataque de desinformación del régimen chino

Según la ministra Tang, el ataque constante por parte del régimen chino con desinformación tiene como objetivo socavar la confianza en la forma de autogobierno democrático de la isla, con mensajes como:

La democracia no funciona. La democracia siempre conduce al caos. La democracia no puede contrarrestar la pandemia. La democracia ni siquiera puede gestionar correctamente unas elecciones“. 

El gobierno de la isla ha decidido contrarrestar el “rumor con humor”. Y una de estas campañas de desinformación se vivió durante los primeros días de la pandemia de COVID-19. 

Las noticias falsas aseguraban que las autoridades taiwanesas iban a confiscar papel higiénico para fabricar mascarillas desechables.

El objetivo era conseguir que la gente entrara en pánico y se generara un caos con la compra compulsiva de papel higiénico, dijo Tang.

En respuesta, el gobierno publicó una foto del primer ministro de Taiwán, Su Tseng-chang junto a un gráfico informativo que revelaba cómo el papel higiénico y las mascarillas se fabricaban con productos diferentes, informó The Globe and Mail.

“Cuando la gente se encontró con esta foto, se rió y les quitó el sentido de la indignación”, dijo Tang. “La compra por pánico se solucionó en un par de días” porque la respuesta del gobierno se hizo viral y acabó superando al rumor con humor”. 

El PCCh ha puesto en marcha todo tipo de intimidaciones y burdas campañas para amedrentar a Taiwán, y la tensión entre ambos países ha escalado a niveles nunca antes vistos hasta ahora. Si se desata un ataque de parte del régimen chino hacia la isla, recién se podrá ver quiénes son amigos y quiénes no.

Pablo Nutting Rodriguez – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.