Recibió su credencial días después del encuentro con el dictador Nicolás Maduro, durante su discurso de aceptación pronunció el típico discurso izquierdista de ir contra las empresas

El otrora actor de Hollywood no puede ser más evidente. Si bien su visita al dictador Nicolás Maduro en Venezuela fue una declaración de su afición comunista, ahora pisa un nuevo escalón uniéndose a un partido de Rusia pro Vladimir Putin.

La credencial la recibió días después de su visita a Miraflores, de manos de dirigentes de la alianza Rusia Justa, conformada por otros tres partidos, todos evidentemente apoyan al presidente Putín. La nueva muestra de pleitesía llega para completar el papel que Seagal ya estaba desempeñando para ese régimen desde 2018 como enviado especial para EE.UU.

En aquel momento quedó encargado de «facilitar» las relaciones entre ambos países «en el área humanitaria, incluida la cooperación en la cultura, las artes”. El interés por las artes marciales y el rechazo hacia la expresidencia de Donald Trump se convirtieron en puntos en común entre Seagal y Putin.

Halagador de dictadores

A Venezuela llegó con una espada «samurai» que le entregó a Maduro en el Palacio de Miraflores, en Caracas. La falta de vacunas contra el coronavirus y la grave crisis económica parecieron inexistentes para ambos, que exhibieron su encuentro en televisión abierta con el dictador haciendo pantomimas con espada en mano. Seagal, casi irreconocible por los kilos de más, lo observaba sonriente y sin tapabocas.

En su más reciente aparición el exactor defendió ante líderes rusos la idea de ir contra las empresas que «dañan» el medio ambiente. Para él, multarlos no es suficiente porque «probablemente estén ganando más dinero». Una muestra más de que su pensamiento comulga con el ideal del Kremlin.

También le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al mundo a derrocar al partido comunista chino (Video)

Ad will display in 09 seconds

Anteriormente también ha catalogado a Putin como «uno de los más grandes líderes mundiales» y ha defendido la polémica anexión de Crimea, una actitud que le valió el veto de parte Gobierno de Ucrania por razones de seguridad nacional. El descendiente de judíos rusos no podrá entrar a ese país por cinco años.

Posible pago de favores

Se desconoce qué conversó con Maduro. El dictador solo repasó que hablaron «de amigos comunes, como el presidente de Rusia» y del interés del actor por el deporte venezolano.

No se supieron más detalles, sin embargo queda clara la complacencia con la que Seagal recibió su adhesión al partido, momento cuando se tomó fotografías con representantes políticos y con Zakhar Prilepin, escritor y «cerebro» detrás de la ocupación de separatistas rusos en Ucrania. El propio Prilepin ha admitido estar al mando de una unidad de combate en un conflicto que ha matado a 14000 personas en siete años, reseñó Reuters.

En 2014 ofreció un concierto en Crimea, porque además de haber sido actor, muestra «habilidades» para el blues. Allí se puso una camisa con la cara de Putin, a su lado había una bandera de la autoproclamada República Popular de Donestk, nombramiento que ha violado la soberanía ucraniana de la mano de separatistas prorrusos.

Seagal, quien recibió la ciudadanía rusa en 2016 dejó indignados a los venezolanos con su visita a inicios de mayo. Aunque probablemente la indignación sería mayor si se conocieran los temas conversados con Maduro.

Oriana Rivas – Panampost.com