Redacción BLes– El 19 de marzo, Sri Lanka comunicó que posponía los exámenes escolares por un periodo de tiempo no especificado debido a la falta de papel y tinta. Se cree que el problema afecta a unos 4,5 millones de estudiantes en el país.

Según The Guardian, esta nación del sur de Asia, de 22 millones de habitantes, está atravesando una crisis de deuda y de divisas, que ha afectado a su capacidad para importar ciertos productos básicos, como medicinas, combustible, leche en polvo, gas para cocinar y otros artículos de primera necesidad.

Este año, Sri Lanka tendrá que devolver más de 7.000 millones de dólares en préstamos extranjeros, incluido un bono soberano de 1.000 millones de dólares que vence en julio. Sin embargo, a finales de febrero, sus reservas habían descendido a 2.310 millones de dólares, un 70% menos que dos años antes. Esta ha sido la peor crisis económica desde la independencia del país en 1948.

Según Associated Press, las reservas de divisas de Sri Lanka están disminuyendo en parte debido a proyectos de desarrollo no rentables financiados con préstamos chinos.

A través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, China proporcionó al país financiación para construir un puerto marítimo y un aeropuerto en la zona sur de Hambantota, así como una amplia red de carreteras.

El acuerdo sobre el puerto de Hambantota se ha considerado con frecuencia un ejemplo típico de endeudamiento y de obligación de entregar activos debido a proyectos de inversión pública financiados por China. El puerto se construyó con una importante ayuda china, pero tenía poca viabilidad comercial.

Beijing buscó el puerto como garantía al no lograr su consolidación, lo que obligó al gobierno de Sri Lanka a ceder la operación a una empresa china con un contrato de arrendamiento de 99 años en 2017.

Según el South China Morning Post, ese arrendamiento se ha ampliado a 198 años tras el “error de cálculo” del anterior gobierno de Sri Lanka al cancelar el arrendamiento y sustituirlo por otro de 99 años con una prórroga de 99 años una vez finalizado el plazo original.

Mientras tanto, según las estimaciones del Banco Central, los préstamos actuales de China a Sri Lanka ascienden a unos 3.380 millones de dólares, excluyendo los préstamos a las empresas estatales, que se contabilizan de forma independiente y se estiman importantes.

El 21 de marzo, el embajador chino en Sri Lanka, Qi Zhenhong (戚振宏), dijo que China está revisando la solicitud de ayuda de 2.500 millones de dólares del país para ayudar a la nación insular a hacer frente a sus mayores crisis de deuda y monetaria. Sin embargo, aún no ha accedido a una solicitud para reestructurar su deuda.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.