Redacción BLesEl martes 10 de agosto, el Partido Comunista Chino retiró a su embajador de Lituania en respuesta al anuncio de que Taiwán abrirá una oficina en el país europeo con el nombre de ‘Taiwán’. Utilizando sus medios estatales el PCCh amenazó con ‘castigar’ a Lituania por haber cruzado la ‘línea roja’ pero una parlamentaria lituana dijo que no le tienen miedo.

La tensión entre los dos países comenzó cuando el 20 de julio pasado, la parlamentaria Dovilė Šakalienė anunció que Lituania abriría una ‘oficina de representación de Taiwán’.

“Nos enorgullece anunciar que abriremos la Oficina de Representación de Taiwán en Lituania. Esperamos trabajar juntos aún más estrechamente como socios y amigos afines. Gracias a todos en #Taiwán y #Lituania que han hecho esto posible”, escribió la parlamentaria en su cuenta de Twitter.

Taiwán mantiene relaciones diplomáticas, comerciales y culturales con al menos 72 países alrededor del mundo a través de sus oficinas de representación comercial, que usualmente llevan el nombre de ‘oficina de Taipei’.

Pero para la dictadura comunista china, utilizar el nombre de ‘Taiwán’ equivale a reconocer la independencia de la isla, la cual reclama como parte de China.

Según Breitbart, el régimen utilizó uno de sus medios estatales, el Global Times, para amenazar a Lituania por su decisión de seguir adelante con la apertura de la oficina, a pesar de que Beijing ya había solicitado que se dé marcha atrás.

“China debe tomar fuertes contramedidas contra Lituania. Si Lituania persiste, China debe estar preparada para una ruptura de los lazos. Además, China debe unirse a Rusia y Bielorrusia, los dos países que limitan con Lituania, y castigarla. China y Rusia son necesarias para asestar conjuntamente un duro golpe a uno o dos perros corredores de Estados Unidos para advertir a otros países”, dice la ‘editorial’ del medio propagandista del PCCh.

En su nota, el PCCh acusa a Lituania de mostrar valor solo por tener el apoyo de los Estados Unidos.

Pero para la parlamentaria Dovilė Šakalienė, niega que la situación sea como la descrita por la editorial.

“Somos pequeños, pero resistentes, y tomaremos nuestras propias decisiones sobre con quién nos asociamos”, dijo Šakalienė. “No vamos a cambiar nuestra decisión, seguimos estando muy contentos de abrir la Oficina de Representación de Taiwán en Vilna y esperamos tener una relación aún más estrecha en términos de comercio, tecnologías, cultura, salud y otros ámbitos con Taiwán”.

Pero Lituania no tiene ninguna intención de algún conflicto con China, aclaró la parlamentaria sino de tener su debida independencia.

Lituania, fue ocupada por la Unión Soviética durante más de cincuenta años y luchó duramente para independizarse del sangriento régimen comunista ruso, explicó la parlamentaria.

“Cuando China dice que Lituania hace algo como una marioneta de Estados Unidos, demuestra que son incapaces de entender el concepto de estados independientes y de asociaciones estratégicas… para ellos, probablemente sea difícil entender que Lituania es independiente”, aseguró Dovilė Šakalienė.

La especial relación Lituania Taiwán

“#Lituania y Taiwán se convertirán en amigos aún más cercanos. Ambos somos pequeños estados democráticos, ambos vecinos de sangrientos regímenes autoritarios, pero ambos no se dejan intimidar fácilmente”, escribió la parlamentaria en su cuenta de Twitter.

En declaraciones anteriores, Dovilė Šakalienė dejó en claro que la relación con la isla tiene como trasfondo la historia de los dos países: el haber sido sometidos por regímenes comunistas que quisieron destruir su identidad.

Le recomendamos: Britney Spears se declara CATÓLICA, pero luego hace algo INESPERADO

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Ya vieron lo que significa unificarse con China, significa la muerte por estrangulamiento”, declaró Šakalienė. “No hace tanto tiempo que luchábamos por nuestra democracia, por nuestro derecho a mantener nuestra lengua y nuestra cultura. Fuimos engullidos por la Unión Soviética durante medio siglo. Así que hay muchas razones para apoyar a Taiwán: políticas, económicas, sentimentales y geopolíticas”.

El mensaje bélico y cobarde del PCCh

En la editorial del Global Times, la dictadura comunista incluso llegó a utilizar la palabra ‘guerra’ para intimidar a la pequeña nación europea.

“China debería aclarar en su contraataque contra Lituania que la cuestión de Taiwán es la línea roja que nunca debe cruzarse, y que China no permitirá que Lituania se convierta en un ejemplo a seguir por otros países”.

“Algunos países europeos no deben pensar en utilizar la cuestión de Taiwán como palanca contra China. La cuestión de Taiwán no puede utilizarse como moneda de cambio. Es una línea de alta tensión, incluso una línea divisoria entre la paz y la guerra”.

La nota de propaganda pide ayuda a Rusia para ‘castigar’ a Lituania, a pesar de que el PCCh supuestamente tienen uno de los ejércitos más grandes del mundo, aunque con cero experiencia en combate contra un país pequeño en comparación.

“Lituania, uno de los países que más ha llegado a provocar simultáneamente a China y a Rusia, debería recibir una lección de ambos”, dice la editorial.

El apoyo de Estados Unidos y Taiwán

El gobierno de Taiwán tampoco se mostró arrepentido de la decisión de avanzar con la oficina de representación en Lituania y apoyó la determinación de Lituania por seguir con los planes.

Según AP, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores taiwanés, Joanne Ou, festejó lo que calificó de “firme voluntad de Lituania de defender el concepto de dignidad y libertad nacionales”.

“Las dos partes seguirán reforzando los intercambios en diversos campos sobre la base de valores universales como la democracia, la libertad y los derechos humanos”, dijo Ou.

Por su lado Ned Price vocero del Departamento de Estado de EE. UU. condenó la “coerción” de Beijing y dijo que todos los países deberían ser poder determinar cómo manejar las relaciones con Taiwán sin la interferencia del PCCh.

“Nos solidarizamos con nuestro aliado de la OTAN, Lituania, y condenamos las recientes acciones de represalia de la República Popular China, que incluyen la retirada del embajador de Beijing en Vilna y la exigencia de que Lituania retire a su embajador en Pekín”, declaró Price a los periodistas. “Cada país debe ser capaz de determinar los límites de su propia política de “una sola China” sin coerción externa”.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.