Redacción BLes – En un fuerte discurso en 2013 sobre el estado de la nación, el presidente ruso Vladimir Putin habló sobre la importancia de los valores conservadores para un gobierno.

Putin describió cómo el satanismo y la pedofilia son productos de una crisis moral diseñada por los propios gobiernos de países occidentales.

En su discurso además recalcó que la visión de un mundo unificado (NOM) implicaría la renuncia de la propia identidad y la diversidad creada por Dios.

Ad will display in 09 seconds