Redacción BLesLuego de que el gran campeón del tenis mundial, Novak Djokovic, fuera recluido en una habitación custodiada por la policía mientras se decide su deportación de Australia, el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, rechazó ese “comportamiento abusivo” y exigió su liberación.

“Acabo de terminar una llamada telefónica con Novak Djokovic”, expresó Vucic, agregando: “Le dije a Novak que toda Serbia estaba con él. Estamos haciendo todo lo posible para acabar con este abuso lo antes posible”, de acuerdo con Sport Global del 6 de enero. 

Asimismo escribió en Instagram: “Según todas las normas del derecho internacional, Serbia luchará por Novak Djokovic, con justicia y verdad. Además, todos sabemos que Novak es muy fuerte”.

Como primera medida, Vucic convocó al embajador australiano en Belgrado para transmitir su exigencia al gobierno australiano, dando lugar a un incidente diplomático entre Canberra y Belgrado, las dos capitales involucradas.

Para el reportero serbio, Sasa Ozmo, la negativa de inmigración de Djokovic y su detención es considerada como una “humillación pública”.

Djokovic arribó a Melbourne, procedente de Dubai, pero fue llevado a una habitación separada porque, aparentemente, no cumplía las normas de inmigración, enfrentándose a una orden de deportación inmediata.

Es de notar que el gran campeón mundial del tenis, había recibido una exención de vacunación que le permitía jugar en el Abierto de Australia, por lo que se aprecia como incoherente la actuación del gobierno al impedirle el ingreso al país.

A partir del atropello se desató una batalla legal liderada por el abogado de Djokovic, Nick Wood, lográndose que el juez del Tribunal Federal de Circuito, Anthony Kelly, declarara un retraso en la recepción de la solicitud de revisión de las decisiones sobre el visado y la prohibición temporal de la deportación de Djokovic. 

El caso quedó aplazado para el lunes 10 de enero. Por su parte, el Primer Ministro australiano, Scott Morrison, intervino manifestando: “Las reglas son las reglas y no hay casos especiales”.

Y agregando: “Corresponde [al viajero] tener la prueba para demostrar por qué no tendría que vacunarse. [Djokovic] no pudo presentar esa prueba a los agentes de la Fuerza de Fronteras en el aeropuerto anoche, y esas son las reglas”. 

No se sabe si Djokovic ha sido inoculado, o no contra el virus Covid-19, pero para su padre, Srdjan Djokovic, se convirtió en el “símbolo y el líder del mundo libre”, y en el “Espartaco” de un nuevo mundo, uno que “no tolera la injusticia, el colonialismo y la hipocresía”.

Asimismo manifestó: “Mi hijo está esta noche en el cautiverio australiano, pero nunca ha sido más libre. Desde este momento, Novak se ha convertido en el símbolo y el líder del mundo libre, del mundo de las naciones y los pueblos pobres y desfavorecidos”.

Y agregó: “Mi hijo Novak Djokovic ha demostrado que un país pequeño, pero heroico como Serbia, puede tener al mejor tenista y deportista de todos los tiempos y que la verdad ya no puede ocultarse”, añadiendo que, el “mundo rico” puede no permitir que su hijo siga jugando al tenis.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.