Imitando a Hungría, Polonia y al Estado de Florida (EE.UU.), el gobierno conservador rumano ha decidido declararle la guerra a la ideología de género en las escuelas.

El pasado viernes 29 de abril, el Senado de Rumania aprobó un proyecto que prohíbe la llamada “propaganda LGBT” en las escuelas, emulando leyes similares a las aprobadas por Hungría, Polonia y el Estado de Florida (EE.UU.) en los últimos años. La ley todavía debe pasar por la cámara baja, pero se espera que el gobierno haga valer su mayoría y la apruebe.

Grupos de izquierda están haciendo fuerte lobby para lograr que la Cámara de Diputados, que tendrá la última palabra, rechace el proyecto, asegurando que es una “violación de los derechos humanos”.

A pesar de lo que dice la oposición, la ley no vulnera ningún derecho. Al contrario, protege a los niños menores de edad de estar expuestos a clases de educación sexual donde se los insta a “probar” la homosexualidad y se les explican los “beneficios” de cambiar de género, según denunciaron las autoridades de la UDMR, el partido de etnia húngara que presentó la legislación.

Una legislación similar fue aprobada recientemente en la vecina Hungría, donde generó fuertes críticas por parte de la Unión Europea, y llevó a la Comisión Europea a bloquear ilegalmente el acceso del gobierno húngaro al presupuesto de emergencia asignado.

“La censura en el sistema educativo de Budapest no debe aplicarse en Bucarest“, dijo el grupo de lobby LGBT ACCEPT. “Rumanía debe evitar la deriva anti progresista promovida por Hungría con este tipo de medidas que fueron recibidas con dureza por la Unión Europea“, remarcó.

ACCEPT y el otro grupo de lobby LGBT MozaiQ advirtieron que las medidas conducirían a la “censura de películas y noticias sobre la comunidad LGBT”, así como a la “limitación de marchas y eventos públicos”, aunque no hay mención de esto en la ley, que solo se enfoca a evitar el adoctrinamiento de género en las escuelas.

“Adoptar legislación explícitamente homofóbica y transfóbica mediante la censura de información sobre orientación sexual e identidad de género es una vergüenza para Rumania“, aseguró ACCEPT. “La Cámara Baja debe votar para detener esta incitación a la discriminación“.

Rumania, cuya sociedad es bastante conservadora, había despenalizado la homosexualidad recién en 2001, décadas más tarde que el resto de la Unión Europea, y aún prohíbe el matrimonio para parejas del mismo sexo.

Sin embargo, en los últimos años se levantó una prohibición a la carrera de estudios de identidad de género en las universidades del país, y se impulsó estos estudios a entrar en las clases de educación sexual en las escuelas.

Desde 2019 gobierna a Rumania el conservador Partido Liberal Nacional, y el primer ministro, Nicolae Ciucă, dijo que esta ley no tiene nada que ver con los argumentos que sus detractores han declarado y que vieron en la forma que Hungría acercó esta ley como “un modelo a seguir”.

Por Alfonso Lorenzo de Olmos – La Derecha Diario.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.